¿A qué se debe el bajo rendimiento escolar del niño?

Algunas de las causas pueden ser las dificultades en el aprendizaje, problemas en escritura y lectura o problemas sociales, entre otros.

29/04/2015 3:51
AA

El bajo rendimiento escolar es un padecimiento que afecta muchas áreas de niños y niñas por igual, principalmente el área académica, donde se ven directamente los procesos y sus materias; pero indirectamente afecta la parte emocional y social y es habitual que los estudiantes bajen su autoestima.

Lo anterior lo dio a conocer la maestra Sandra Schaffer, presidenta de la Fundación de Neurociencias para el Desarrollo Integral del Individuo, quien además agregó que se deben establecer estrategias para elevar la autoestima de los niños, mediante estímulos o claves para cuando vaya a ser regañado, no sea frente al grupo. 
 
Añadió que en la actualidad, los niños también reflejan un alto nivel de ansiedad y depresión, lo que provoca un bajo rendimiento. “El niño está preocupado, nervioso, comienza con dolores de estómago y cabeza, no quiere ir a la escuela, entre otras cosas”, indicó. 
 
Schaffer enlistó algunos de las principales causas que provocan este padecimiento:
 
Dificultades en el aprendizaje: Al niño le cuesta trabajo entender los procesos de lectura, escritura y matemáticas, principalmente.

TDAH: El déficit de atención con o sin hiperactividad provoca que los niños no se concentren, especialmente en el aprendizaje; además afecta el área conductual

Lectura y escritura: Son los principales temas en lo académico, el niño no presenta un buen nivel, no comprende la lectura y se le complica formar palabras. 
 
•Problemas emocionales: Pueden ser intrínsecos, como baja autoestima, problemas de obesidad, estatura o discapacidad; o situaciones externas, como el divorcio de sus padres, problemas económicos, cambio de escuela o grado escolar.
 
•Causas pedagógicas: Algunas veces, las técnicas que utilizan los profesores no son las adecuadas para el aprendizaje de los alumnos; además está el tema de qué tanto los maestros conocen las fortalezas y hábitos de estudios de sus estudiantes.
 
Problemas sociales: Cuando los pequeños tienen problemas para relacionarse, bajan su rendimiento escolar porque están concentrados en que no tienen amigos y no los invitan a jugar o no los toman en cuenta para los equipos deportivos
 
Sin embargo, la especialista recordó que se pueden seguir algunas recomendaciones para revertir esta situación, como tener buenos hábitos de estudio, mismos que se van dando desde pequeños.
 
“Es fundamental que los niños tengan un espacio adecuado donde estudiar y donde tengan sus cosas”, expuso Schuffer, ya que el hacerlo en varios lugares de la casa puede ocasionar distracciones innecesarias. 
 
“Hay que motivarlos, si encontramos que está teniendo dificultades, hacerles ver que ellos pueden conseguir lo que quieren; identificar las causas porque así se podrá intervenir adecuadamente en lo que necesiten”, agregó. 
 
También recordó que debe actuarse ante los primeros síntomas y no esperar hasta tres años en atender el problema, así como reforzar sus logros positivos, por pequeños que sean. 
 
Para poder actuar ante los primeros síntomas, la maestra también enlistó los signos a los padres, maestros y cuidadores deben estar alerta
 
•No logran aprender colores, números, formas.
•Están en constante movimiento.
•Tienen problemas en lenguaje y habla.
•Tienen problemas para aprenderse las letras y formar sílabas y palabras.
•No ponen atención a situaciones que necesitan esfuerzo mental y no son motivacionales para ellos.
 
Explicó que aunque estos síntomas son más notorios a partir de los 5 años o en preescolar, también pueden identificarse en edad más temprana, cuando los pequeños comienzan a reconocer figuras y colores, para dar el seguimiento pertinente. 
 
La especialista recomendó trabajar de forma integral y buscar la causa que provoque este bajo rendimiento, como algún problema que ocurra en casa.
 
“Generalmente se da por un problema emocional, cuando es paulatino puede ser por un problema de aprendizaje”, sostuvo.
 
Recordó también que en muchas ocasiones, los padres no asisten con especialistas porque no quieren que los niños estén medicados, “pero hay terapias de aprendizaje y lenguaje, los medicamentos no son la única solución”, finalizó. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: