Aprende a detectar un ambiente intolerante

Las agresiones y actitudes intolerantes dentro de una oficina en ocasiones suceden de forma inconsciente, dijo especialista a SUMEDICO.

24/01/2012 8:31
AA

En un ambiente de oficina la convivencia no es siempre cordial, sobre todo cuando los miembros de ese grupo que labora hacia una misma meta trabajan bajo presión o simplemente desarrollan un papel de intolerancia inconsciente. 

Para entender por qué suceden este tipo de situaciones dentro de una oficina, y cómo combatirlos, SUMEDICO entrevistó al doctor Francisco Shimasaki (*), psquiatra, quien aseguró que en la mayoría de los casos, la persona que maneja la dinámica de la intolerancia dentro de la oficina es de un perfil narcisista, clasista y, posiblemente, racista, ya que la intolerancia asoma cuando el emisor no soporta a quien es diferente a él.

“La intolerancia se da como la segregación, etiquetación y separación de personas por su color de piel, su condición económica, sus creencias religiosas, su preferencia sexual, o su edad; y suele ser etiquetado por una persona que no tolera lo que no es igual a él mismo, por ello lo distingue lo margina y lo agrede”, explicó el doctor Shimasaki.

Ambiente complicado

Sobre la convivencia en la oficina y la situación de intolerancia que puede existir dentro de un grupo que tiene una misión en común pero que posiblemente no compartan las mismas ideas, el especialista refiere que “los miembros de un grupo cumplen con un papel en especial, un rol que todos esperan sea cumplido, es por ello que cuando hay presión de parte de los jefes puede generarse un clima de hostilidad, enojo y resentimiento, sobre todo cuando se trabaja en un clima de hacinamiento, porque inconscientemente se busca una persona que funja como chivo expiatorio, porque en él se descargará la frustración y el enojo del resto”.

Identificar el problema

Para combatir un problema de intolerancia es necesario, por principio, hacerlo consciente, “porque en general es algo inconsciente, entonces hay que identificar el problema, no importa si es dentro de un grupo social, una empresa o, inclusive, la familia; ya que se ha identificado, es necesario llevar a cabo un proceso analítico y ver por qué se da esa situación, de ahí también que sea posible acudir con profesionales de la salud para ver si es posible recibir ayuda especializada”.

En este caso, como indica el especialista, es importante que el terapeuta, ya que sea admitido como una solución al problema, se convierta en un modulador, en quien dicte los lineamientos, dé la palabra y se encargue de que la gente se percate del problema, se los hace ver, para poder combatirlo.

Del escarnio a la depresión

Finalmente, el doctor Shimasaki indicó que en caso que el problema no sea atendido, la persona que es depositario del maltrato de los otros compañeros, puede llegar a desarrollar trastornos emocionales, como ansiedad o depresión.

“Esto es muy importante, porque en los adultos, quien sufra de violencia y segregación en el trabajo va a ver cómo su rendimiento laboral puede afectarse, y por ende hay también una repercusión económica, porque comienzan a evadir el trabajo, buscan pretextos para no asistir, igual que un niño cuando es víctima de bullying en su escuela; más aún si tomamos en cuenta que el bullying y la intolerancia son dos de los principales factores para el suicidio adolescente”, concluyó el especialista.

(*) Dr. Francisco Shimasaki / Psiquiatra
Hospital Psiquiátrico “Fray Bernardino Álvarez”
dr.fcoshima@hotmail.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: