¿Es bueno ser amigo de tus compañeros de trabajo?

La clave es llevarte bien con tus colegas pero sin llegar a ser tan íntimos

09/11/2016 4:02
AA
Es_bueno_ser_amigo_de_tus_compañeros_de_trabajo

Trabajar en una compañía significa pasar la mayor parte de tu día conviviendo con personas que pueden o no ser de tu agrado, pero con quienes al final debes colaborar.

En ocasiones los compañeros de trabajo pueden convertirse en los mejores amigos, mientras que en otros casos, pueden ser nuestra peor pesadilla y nuestra principal fuente de odio.

El problema es que a diferencia de otros entornos donde si no te agrada alguien, no le hablas, en el trabajo es más complicado porque arriesgas todo por lo que te has esforzado. Tener una relación muy buena de amistad, también puede ocasionar problemas en tu productividad y otros aspectos laborales, por lo que a veces no es tan bueno.

Entonces, ¿qué tan recomendable es ser amigos de los compañeros de trabajo?

Convivencia mejora la productividad

Cada vez más empresas buscan crear ambientes saludables para los empleados, donde puedan evolucionar, tengan mayor calidad en su jornada, sean más felices y desarrollen una mejor salud financiera de la organización.

Esto se hace porque tener momentos amenos y sin estrés, genera mejores resultados porque se establecen vínculos cercanos y de confianza.

Asimismo, la convivencia puede ayudar a revertir climas laborales tensos donde la presión, el estrés, la desmotivación, la sobrecarga de trabajo, las responsabilidades, los objetivos inalcanzables o conductas de acoso, entre otros aspectos.

Para que esto funcione, no solo se requiere de la convivencia entre compañeros, sino de la participación de los jefes donde se establezcan principios y límites.

Hay que tener un equilibrio

De acuerdo a la psicología positiva, se deben tener en cuenta tres principios básicos para ser un líder positivo y saber guiar a los equipos de trabajo:

  1. Asumir una posición que reafirme las fortalezas y potencial de todo el equipo
  2. Centrarse en las soluciones buscando un óptimo rendimiento
  3. Crear un espacio de compromiso que favorezca la comunicación y creatividad

En pocas palabras, se debe demostrar valoración, escuchar las inquietudes de los trabajadores y sus aportaciones, así como hablar libremente sobre los riesgos, miedos y errores.

Sin embargo, hay que evitar el paternalismo, es decir, el lado dulce el autoritarismo, aceptando que los trabajadores no van a estar de acuerdo en todo y que el líder no va a estar ahí para cubrir las necesidades insatisfechas de la niñez o para dar solución a problemas personales.

El objetivo principal es motivar, no consolar. Se pueden escuchar los problemas personales pero de manera superficial y sin ser terapeuta de nadie.

Las bromas son aceptables, sin olvidar que los momentos de seriedad son necesarios y sobre todo que se deben evitar comentarios que puedan ser ofensivos sobre el sexo, raza, edad o religión.

Otro punto importante es no contar con lujo de detalles tus problemas personales.

Recuerda que para ser un buen compañero de trabajo se requiere de empatía, cooperativismo, ser responsable en tu área, tener la posibilidad de hacer valer tu voz y no ocuparte de las dificultades de los demás.

La clave es llevarte bien sin llegar a ser íntimos.

(Con información de El Mundo)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: