Con carta, narra cómo es la soledad a la tercera edad

Una mujer de 82 años, revela cómo es vivir en soledad por el abandono de la familia

27/09/2016 4:04
AA
Con_carta_relata_cómo_es_vivir_en_soledad_en_la_tercera_edad

Cuando un adulto llega a la tercera edad, se enfrenta a distintos problemas, pero uno de los principales y que más le afectan es la soledad.

De acuerdo a datos del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, 60 de cada 100 personas de la tercera edad que ingresan a los centros gerontológicos en México, son rechazados o abandonados totalmente por sus hijos, además de que carecen de recursos económicos.

En total, hay registrados 8.5 millones de mexicanos mayores de 60 años y las proyecciones indican que para 2020, el sector se incrementará a 15.6 millones. Para 2050, sumarán 41 millones de personas.

“Lo que tengo y lo que no tengo”

Pilar Fernández Sánchez, residente de Granada, España, sabe lo que es la soledad cuando se es adulto mayor, y para darlo a conocer, escribió una carta titulada “Lo que tengo y lo que no tengo”

La mujer de 82 años, envió el texto a la revista semanal XL Semanal, en donde cuenta que a pesar de tener una amplia familia, se siente muy sola en la residencia donde vive.

La revista titulo al emotivo texto como la “carta de la semana”, la cual se ha hecho viral en las redes sociales.

La realidad de los adultos mayores

“Esta carta representa el balance de mi vida. Tengo 82 años, 4 hijos, 11 nietos, 2 bisnietos y una habitación de 12 m2. Ya no tengo mi casa ni mis cosas queridas, pero sí quien me arregla la habitación, me hace la comida y la cama, me toma la tensión y me pesa.

Ya no tengo las risas de mis nietos, el verlos crecer, abrazarse y pelearse; algunos vienen a verme cada 15 días; otros, cada tres o cuatro meses; otros, nunca.

Ya no hago croquetas ni huevos rellenos ni rulos de carne picada ni punto ni crochet. Aún tengo pasatiempos para hacer y sudokus que entretienen algo.

No sé cuánto me quedará, pero debo acostumbrarme a esta soledad; voy a terapia ocupacional y ayudo en lo que puedo a quienes están peor que yo, aunque no quiero intimar demasiado, desaparecen con frecuencia.

Dicen que la vida se alarga cada vez más. ¿Para qué? Cuando estoy sola, puedo mirar las fotos de mi familia y algunos recuerdos de casa que me he traído. Y eso es todo.

Espero que las próximas generaciones vean que la familia se forma para tener un mañana (con los hijos) y pagar a nuestros padres por el tiempo que nos regalaron al criarnos.

Pilar Fernández Sánchez. Granada”.

(Con información de ABC)

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: