Cleopatra inventó el primer vibrador de la historia

Aunque fue creado para tratar una enfermedad en 1880, Cleopatra ya tenía uno

18/12/2016 10:59
AA
Cleopatra_inventó_el_primer_vibrador_de_la_historia

El vibrador es uno de los juguetes sexuales más utilizados tanto para mujeres solteras como las parejas, quienes buscan dar a la relación una chispa especial, pero ¿te has preguntado cómo surgió?

El primer vibrador como lo conocemos actualmente, fue creado en 1880 para tratar un síndrome conocido como “histeria femenina”, enfermedad diagnosticada a mitad del siglo XIX que se caracterizaba por dolor de cabeza y cuerpo, ataques de llanto y risa, pesadez abdominal, insomnio,desfallecimientos, espasmos musculares, parálisis y en casos más graves, ceguera.

En 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró que este padecimiento no era real, aunque el vibrador se siguió comercializando, algo que prevalece a la fecha.

Sin embargo, Philippe Brenot, psiquiatra, antropólogo y director de enseñanzas de Sexología y Sexualidad Humana en la Universidad Descartes, en París, explica que este no fue el primer vibrador de la historia, pues ya existía en la época de los romanos.

Detalla que el primer vibrador fue creado por Cleopatra, el cual consistía en un rollo de papiro que contenía en su interior abejas vivas que siempre estaban revoloteando.

Para saber esto, Brenot elaboró la primera historia de la sexualidad, desde el hombre de las cavernas a la actualidad, e incluso predijo cómo será el sexo en el futuro. Sus hallazgos los plasmó en el libro Sex Story, el cual se acompaña de cómica realizados por la ilustradora francesa Laetitia Coryn.

La homosexualidad siempre ha existido

En el texto, el especialista también aborda el tema de la homosexualidad, algo que en la antigüedad era algo considerado como normal. El término fue definido en 1869, mientras que el de heterosexual apareció años después.

Detalla que la pareja romántica y la pasional, son invenciones bastante tardías que a pesar del porno y las apps que facilitan las relaciones sexuales, el ser humano aun no ha experimentado la sexualidad por completo.

“Hay tres periodos importantes en cuanto a la mundialización de la sexualidad en la historia. La mundialización del amor surge alrededor de 1930 con el cine, que popularizó los besos. Antes la gente no se besaba tanto en la boca y hay etnias, como los japoneses o esquimales, que no lo hacían nunca. Los años 70 asistieron a la mundialización de la libertad sexual para las mujeres y los homosexuales -los hombres siempre gozaron de este privilegio- y, actualmente, vivimos la mundialización del porno, que ha cambiado el comportamiento sexual de la gente, creando un modelo complicado, no natural y que puede ser muy frustrante”, dice.

La pareja moderna

En relación a la pareja moderna, Brenot explica que este concepto fue implementado en los años 70, cuando los dos miembros comenzaron a tener los mismos derechos y deberes.

“(Surge) Cuando el concepto de matrimonio a la antigua usanza, con el marido ostentando el poder absoluto, se sustituye por otro más democrático. Pero el incremento de los divorcios demuestra que este modelo es muy frágil y tiene pocas posibilidades de sobrevivir a largo plazo”, dice.

Añade que la razón está en que nos hemos vuelto exigentes, pues ya no nos basta con la pareja amorosa, aquella con la que empezamos a sentir cariño tras años de pasión, sino que ahora queremos una pareja pasional con quien además duremos mucho, lo que es muy difícil.

El problema, indica, es que nos basamos en los modelos que el cine nos proporciona, en donde las parejas se quieren mucho, hacen muy bien el amor, pero que cuando el deseo se esfuma, simplemente se separan.

“La mayoría de las personas van de pareja en pareja. Tienen la primera a los 15 años, luego otra a los 18, a los 30 tal vez tengan también un hijo. Y a partir de los 40 esperan que la nueva funcione mejor y dure más tiempo”, menciona.

Ahora vivimos la mejor sexualidad

Para Brenot, actualmente vivimos el mejor momento de libertad tanto para hombres como mujeres.

“Porque en la historia de la humanidad los hombres siempre han sido sexualmente libres. Han podido violar sin consecuencias, tener una mujer, varias, o todas las amantes que han querido. Este es el momento en el que ambos sexos son más felices en el amor, son más libres”, señala

Sin embargo, aun hay situaciones que deben cambiar, por ejemplo, la prohibición del aborto.

“Es increíble que ahora se prohíba, de nuevo, el aborto. François Fillon, en Francia, ha dicho que está en contra del aborto, no que lo quiera prohibir pero que no está a favor de esta práctica. Esto quiere decir que no entiende nada sobre sexualidad. Si vivimos ahora un periodo de libertad sexual y de mejor posición social de la mujer es porque el aborto y los métodos anticonceptivos han sido autorizados. Únicamente por eso”, señala.

En este sentido, menciona que hay dos periodos en la historia donde las mujeres han estado casi equiparadas con los hombres: ahora y el antiguo Egipto, y lo que tienen en común son los métodos anticonceptivos.

“Las egipcias practicaban el aborto y se impregnaban la vagina con diversas sustancias, como miel de semillas de acacia, con propiedades espermicidas. Es por eso por lo que las mujeres eran libres, porque podían escapar a la obligación de la constante maternidad”, dice.

La sexualidad en el futuro

El especialista concluye que en un futuro, la homosexualidad dejará de estar penalizada en todo el mundo y para ello, es necesario difundir mayor información sobre lo que es la sexualidad.

La sexualidad, indica, es algo que permite el equilibrio personal, consigo mismo y con la pareja. El problema es que solemos creer que es algo instintivo. Realmente no hay un gen que controle el comportamiento sexual, pues todo lo aprendemos.

“Me imagino un futuro en el que la homosexualidad esté ya despenalizada en todo el mundo. Se conozca más sobre la sexualidad y se desarrolle el autoerotismo, el sexo consigo mismo, que es muy importante. Habrá máquinas, robots y aparatos que aumentarán el placer y las sensaciones. Y espero que la gente, que hoy está más volcada en el sexo puro y duro, derive más a una sexualidad social, a un sexo más sensual”, finaliza.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: