¿Cómo debes usar el despertador?

Dormir “5 minutos más” no es bueno para la salud

19/10/2016 10:02
AA
Cómo_debes_usar_el_despertador

El despertador es la mejor herramienta que tenemos para levantarnos por las mañanas, aunque también puede convertirse en nuestro peor enemigo.

En el berrinche de no querernos levantar, solemos tomarnos “5 minutos más”, por lo que posponemos la alarma, sin embargo, esto no es bueno para la salud.

Aunque creamos que tener unos minutos extra de sueño nos ayudará a comenzar el día con energía, la realidad es que no es así, porque podemos tener inercia del sueño.

La inercia es un estado de somnolencia y desorientación que se produce cuando despertamos de forma abrupta tras un sueño profundo o cuando tomamos una larga siesta.

Juan José Ortega, vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES), explica que cuando descansamos más de lo indicado, logramos un sueño profundo, pero el problema es que pasamos al estado de vigilia sin tránsito, es decir, sin pasar por los ciclos que nos preparan para despertarnos.

“Cuando dormimos, lo habitual es que acabemos o completemos entre cuatro y seis ciclos por la noche. En la madrugada está la fase REM, y tenemos una densidad del sueño mayor. Cuando nos despertamos, lo hacemos en el último ciclo REM o en un estado de sueño más superficial”, indica.

Se afecta el reloj biológico

El especialista menciona que otro problema de postergar la alarma es que nuestro reloj biológico se altera, porque de alguna manera engañamos a nuestro despertador interno.

“Nuestro organismo se prepara para despertarse dos horas antes de la hora. Primero, se alcanza el pico más bajo de temperatura corporal; luego desciende la melatonina hasta el nivel más bajo, que pasa a las ocho de la mañana, y sube el cortisol”, dice.

Por su parte, Robert S. Rosenberg, director médico del Centro de Trastornos del Sueño en Prescott Valley, Arizona, asegura en su página web que existen otros dos efectos negativos de retrasar el despertador.

“Por un lado, se está fragmentando un sueño adicional, que acaba siendo de poca calidad. Por otro, se incita al cuerpo a entrar en un nuevo ciclo del sueño sin tiempo suficiente para completarlo [se despierta y se vuelve a dormir para despertarse 5 minutos después]. Por ello, esto puede ocasionar somnolencia persistente durante el día”, subraya.

Añade que cuando se hace esta acción la capacidad de tomar decisiones se ralentiza, se afecta la memoria y el rendimiento en general se perjudica.

Cuando esto ocurre, menciona, usualmente solemos tomar café o tomar baños de agua fría, pero estos métodos no son efectivos al menos hasta después de hora y media.

Despertador es forma artificial de despertar

Diego García-Borreguero, neurólogo director del Instituto del Sueño, asegura que el despertador es una forma artificial de volver del sueño, por lo que es difícil activarse.

“La alarma anula el despertar natural. El nivel de rendimiento de la vigilia dependerá por un lado de la hora de despertarse, si es la habitual o no, y de que lo hagamos de forma natural o artificial, con estímulos acústicos”, dice.

Por ello, señala que lo mejor es despertar de manera natural, pues así es más agradable despertarse.

“Acostarse antes, porque la propina del sueño de la mañana no va a solucionar el cansancio”, enfatiza.

Sin embargo, aclara que sí pueden existir excepciones para tomar algunos minutos extras y esto es cuando estamos en la fase REM del sueño.

“En la fase REM del sueño, se produce una atonía muscular [estado muy relajado de los músculos esqueléticos]. Si el despertador suena en ese ciclo, puede costarnos mucho la adaptación a la vigilia. Hay gente que se da un par de minutos para recuperar el tono muscular”, concluye.

(Con información de El País)

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: