Discriminación y estigma, frenan avance contra VIH

Detección temprana, prevención y adherencia aL tratamiento, entre los principales retos

30/11/2016 11:50
AA
discriminacion2

Discriminación, estigma y desinformación son este 2016 parte de los principales problemas que impiden frenar el avance de casos de VIH-Sida en México.

La epidemia crece porque poblaciones vulnerables, principalmente mujeres, no se perciben en riesgo, porque siguen presentándose casos en los que la madre transmite el virus a sus hijos a través del embarazo, el nacimiento y la lactancia, y porque la ignorancia y el miedo inhiben la realización de pruebas diagnósticas.

Este es el balance y el panorama que especialistas y activistas hacen este año y este día en particular en que se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

Muchos casos se pueden evitar

Y es que, a pesar de que un paciente de VIH tiene garantizado en México el tratamiento y con éste podría evitar mayores contagios, aún son muchos los casos evitables que se suman a las estadísticas.

“Los hombres llevan la infección a las mujeres, es por ello que es importante visibilizar el problema también en ellas.  La mayor parte de las mujeres con VIH en nuestro país difícilmente piensan que pueden estar infectadas y se diagnostican tardíamente, muchas veces  cuando están embarazadas y tienen la ‘suerte’ de que se les oferte la prueba. Este es uno de los grandes retrasos en nuestro país, la prevención perinatal evita que una mujer transmita el VIH a su hijo. Hacen falta esfuerzos, logística, inteligencia, y dinero en campañas de prevención”, asegura la doctora Patricia Volkow, Jefa del Departamento de Infectología, de Instituto Nacional de Cancerología (INCan) y promotora de la campaña ‘Yo Soy Abigail”.

Y agrega. “En 2016 los niños debían tener el derecho de nacer sin VIH, resulta una contradicción que hoy en día el tratamiento antirretroviral sea una realidad para cualquier persona que lo requiera, a través de la seguridad social, o del fondo de gastos catastróficos del Programa de Acceso Universal,  pero qué tragedia cuando se pudo haber evitado a un ser humano tomar tratamiento de por vida”.

En opinión de la doctora María Eugenia Zghaib, de la Clínica Condesa, las mujeres siguen en condiciones de vulnerabilidad social, desde aspectos biológicos  o fisiológicos hasta dejar de lado su salud por atender a sus familias. Es por ello que ambas especialistas coinciden en la importancia de empoderar a las mujeres y que exijan en los servicios médicos que les oferten la prueba de VIH.

A estos focos de atención, Anuar Luna, activista y defensor de derechos de personas con VIH-Sida, suma el de los obstáculos para lograr una mejor y más eficaz educación sexual y reproductiva.

“En términos de prevención hay muchos desafíos. Para combatir el VIH hay que combatir la homofobia, resaltar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres; pero los grupos conservadores frenan iniciativas de ley, influyen en la sociedad en contra de derechos de las minorías y no abordar estos temas de  manera adecuada, afecta directamente a la prevención. Mientras haya grupos que se opongan sistemáticamente a promover una educación sexual de manera temprana, eficiente y  libre de prejuicios vamos a seguir viendo un incremento en el número de embarazos y de casos de infecciones de transmisión sexual entre los jóvenes, entre ellas, el Sida”.

Ni VIH es igual a Sida, ni Sida es igual a muerte

Entre los logros, especialistas destacan que cada vez se detectan los casos de  VIH de manera más temprana, aún sin entrar a fase de Sida. “Cada vez la gente tiene mayor acceso a información, a servicios de detección, sin embargo, un 20% de los diagnósticos aún son tardíos. Debemos recordar a la gente que ni VIH es igual a Sida, ni Sida es igual a muerte. Con tratamiento, el VIH es una enfermedad crónica, tratable y controlable. En tanto, el Sida, aun cuando se presenten enfermedades oportunistas que atacan a personas con defensas bajas, no es terminal”, afirma la doctora Eugenia Zghaib.

Y coincide la doctora Volkow: “El diagnóstico temprano es fundamental, si se hace antes de que se enfermen y se trata adecuadamente es una esperanza de vida, porque si se lleva un régimen de vida saludable se puede llevar una vida normal y vivir tanto como una persona sin el diagnóstico”.

Pruebas de detección

Existen diferentes pruebas de detección de VIH. Hay pruebas rápidas en saliva o en sangre, cuyos resultados están en minutos y tienen una eficacia diagnostica de 96-97 % y en caso de resultar una prueba reactiva, es decir, positiva, se hace una segunda, después la llamada ELISA, que en el caso de la Clínica Condesa es de cuarta generación, lo que ayuda a detectar infecciones adquiridas luego de dos o tres semanas de que se adquirió, y finalmente viene una prueba confirmatoria.

“Al detectarse VIH, del mismo tubo con la muestra detectan otras posibles infecciones de transmisión sexual, esto para tener un diagnóstico integral. Estos resultados hoy se entregan también muy rápido, en cinco días hábiles. A todas las personas que viven con VIH se les trata con antirretrovirales. Además, ahora los medicamentos generan menos reacciones adversas en pacientes y las tomas son menos, esto ha cambiado totalmente la cara de la epidemia, explica la doctora Eugenia Zghaib.

Los jóvenes, foco de alerta

La principal vía de transmisión del VIH es la sexual: 95% de los casos se presentan luego de tener relaciones sexuales sin protección. Es por ello que los especialistas alertan sobre la importancia de incorporar un enfoque de salud sexual dentro de los planes de estudio, desde los primeros niveles.

“Hay un grave problema entre los jóvenes, no funcionan con ellos las campañas. Las personas que están contra de la educación sexual cometen un acto dañino, no para ellos, para la sociedad y para los jóvenes. Un embarazo adolescente es algo que victimiza la vida de la mujer y del bebé que nace, porque la responsabilidad la saca de la posibilidad de informarse, de estudiar y de tener una herramienta laboral; la empobrece a ella y a su hijo”, advierte la doctora Volkow.

Y continúa: Por otro lado, la inducción al consumo de sustancias como el alcohol, el tabaco, y luego sustancias ilícitas, incrementa el riesgo de que una persona se infecte. Una persona intoxicada no piensa bien, cómo creer entonces que no tendrá relaciones sexuales sin usar un condón. Urge una visión menos tradicional para impactar en la prevención.

“Este país es discriminador, esto por la poca tolerancia a la diferencia del otro, poco respeto por el otro, la discriminación es uno de los grandes obstáculos en la lucha contra la epidemia. Que una persona infectada sea discriminada, puede ser un obstáculo para que vaya y reciba tratamiento, y recordemos que una persona que se trata, disminuye el riesgo de contagio.  El tratamiento también es prevención”.

La doctora Patricia Volkow ha sido importante impulsora de la campaña “Yo soy Abigail”, que con testimoniales de mujeres con VIH, busca que se entienda que aún con el virus se puede llevar una vida normal, tener un proyecto, trabajar y ser una mujer plena.

“La ignorancia da más miedo, la discriminación, la intolerancia. La sexualidad es parte de la vida del ser humano, hay que aceptarla y abordarla de manera más simple y mucho más responsable. Hacerte la prueba de VIH es una oportunidad de vida”, concluye la doctora Volkow.

Y así da su conclusión del tema, la doctora María Eugenia Zghaib: Del Sida se debe hablar como de cualquier otro tipo de enfermedad, hay que quitar estigmas sobre la detección, atención y prevención del VIH”.

Anuar Luna, activista. “El diagnóstico temprano te puede salvar la vida, no hacerte la prueba te hace perder la oportunidad de tomar acción para que el VIH no progrese y derive en un problema que te puede costar la vida.El diagnostico tiene que ser temprano y debe ir acompañado de una acción que es: iniciar el tratamiento y adherirse a él”.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: