¿El amor puede ser para siempre?

Para que el amor sobreviva hay que ir reinventándolo poco a poco, dosificando la pasión y el romance, señala investigador de la UNAM.

13/02/2013 1:37
AA

De acuerdo con la cultura popular, lo ideal es que el amor perdure para siempre, no obstante, en la vida real, ¿las personas tienen la capacidad de soportar una relación de intimidad, pasión y compromiso a largo plazo?, eso es lo que se cuestiona el investigador Rolando Díaz Loving, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

El investigador señala que para que esto sea posible es necesario que se dosifiquen la pasión y el romance.

“Lo cierto es que encuentros tan encendidos como se describen en novelas y películas no pueden seguir con el mismo ímpetu indefinidamente”, señaló.

El científico también señaló que para controlar el amor, lo que se hace es añadir intimidad, voluntad para apoyar al otro, como si se encendiera y apagara lo romántico por medio de un interruptor, para evitar la separación.

“No obstante, lo que la vida cotidiana nos muestra, con frecuencia de manera empecinada, es que la mayoría de las relaciones distan, y por mucho, de lo que dicen los cuentos”, señaló.

Al señalar que el amor tiene periodos cuantificables, pone como ejemplo al Don Juan, de Zorrilla, quien señala que el ciclo del amor dura 60 minutos y cinco días, ya que se necesitan “uno para enamorarlas, otro para conseguirlas, otro para abandonarlas, dos para sustituirlas y una hora para olvidarlas”, solamente que el investigador lo define el lapso del ‘flechazo’ como “rápido e intenso, el del desenamoramiento lento y más sosegado, y detrás de esto hay razones biológicas”.

Pero en términos biológicos el enamoramiento dura, de acuerdo con los psicólogos evolutivos, de tres a cuatro meses, lapso en el cual los neurotransmisores como dopamina, endorfinas y oxitocina mantienen a los sujetos en euforia el tiempo necesario para que la sexualidad derive en un embarazo. Después vendría un periodo de apego de dos o tres años, favorecido por la serotonina, que promueve estados de ánimo reposados durante los cuales el varón brinda compañía y protección.

Por otro lado, el investigador señaló que la monogamia es algo visto con poco afecto tanto por hombres como por mujeres, quizás por naturaleza.

“(Hombres y Mujeres) ven la monogamia como algo poco apetecible, simplemente hay cuestiones biológicas y culturales que se entremezclan para crear patrones de conducta que nos llevan a estar con un solo individuo”, explicó.

Otro factor que interviene en la duración del amor es la sociedad que experimenta diversos cambios últimamente, por ejemplo, de roles y económicos.

“En los estados conservadores, donde los matrimonios duran de por vida, se registran más agresiones; así es el modelo tradicional. ¿Pero qué sucede si una mujer adquiere mayor educación y desarrollo? Lo más probable es que se muestre reacia a entrar en una relación en la que no hay equidad ni equilibrio, y comienzan a resquebrajarse ciertos esquemas sociales”, señaló Díaz Loving.

Y señaló que para que el amor perdure, de acuerdo con todos los cambios que se experimentan alrededor, es necesario que los involucrados hablen respecto y determinen si la otra persona cumple con las expectativas.

“Desde el principio deberíamos plantear, sin miedo, ‘éstas son mis necesidades y gustos, ¿cuáles son los tuyos?’, para, a partir de ahí, ver si damos un primer paso, libremente y sin engaños”, refirió el investigador.

Finalmente, respecto a la importancia de la biología en el amor, el investigador señaló que “el amor va más allá, porque al mismo tiempo que es una posibilidad natural humana, es una elaboración cultural de cómo entendemos esas necesidades para, a partir de ahí, elaborar algo diferente con ellas”, concluyó. (Fuente: UNAM)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: