El corazón roto, una realidad médica

El cerebro procesa en las mismas regiones el dolor físico y el dolor emocional, establecieron científicos al realizar un estudio.

10/02/2012 2:38
AA

Desafortunadamente, en el amor no todo es bueno. Tener el corazón roto después de ser rechazado por una pareja es más que una metáfora. El corazón sí responde de manera negativa al desamor, según algunos estudios recientes de médicos y psicólogos. 

El ritmo del latido cardiaco puede alterarse de manera muy marcada durante las horas y días posteriores a que una persona es rechazada por alguien que ama, según un estudio holandés que se publicó en septiembre de 2010 en la revista Psychological Science, de la Asociación Americana de Psicología.

Los investigadores documentaron cómo el cerebro procesa en las mismas regiones el dolor físico y el dolor emocional. El estudio fue financiado por las universidades de Amsterdam y de Leiden, Holanda, quienes estudiaron a jóvenes que voluntariamente participaron en un experimento y a los cuales se engañó haciéndoles creer que habían sido rechazados o cortados por sus parejas.

Los estudiantes fueron monitoreados con electrodos para medir el ritmo de latidos de su corazón y se encontró que en todos los casos la noticia de que habían sido rechazados produjo una caída en el ritmo cardiaco por debajo de los 60 latidos por minuto, que es el promedio de actividad de un corazón en reposo.

En casi todos ellos se observó un esfuerzo del corazón por volver a alcanzar su ritmo normal de latidos, de entre 60 y 80 latidos por minuto, en reposo. Sin embargo, en algunos casos el paciente tardó más de tres semanas en estabilizar su ritmo de latidos.

Este resultado sugirió a los científicos que el sistema nervioso autónomo, es decir el sistema que mantiene trabajando varios órganos aunque la persona no los controle, como pulmones, corazón y digestión, está conectado con el área donde se registra dolor emocional y que, como un acto reflejo, altera el trabajo del corazón y quizá de otros órganos después de recibir algunas señales químicas o eléctricas de un cerebro lastimado por una noticia de rechazo o ruptura. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: