En embarazo, ruptura de la fuente es una urgencia

Si el embarazo no ha llegado a término, la pérdida del líquido amniótico puede poner en peligro la vida de la madre y del bebé.

10/01/2012 9:22
AA

Cuando los bebés están por nacer, la ruptura de la fuente es algo normal, deseado e inducido por las contracciones, sin embargo, cuando esto llega a ocurrir antes de haber entrado en la labor de parto es considerada una emergencia médica y la mujer debe acudir de inmediato al hospital o al consultorio de su médico tratante, advirtió en entrevista con SUMEDICO, la doctora Edith Cervantes (*).

“Cuando se rompe la fuente, en realidad estamos hablando de la pérdida de la membrana amniótica, es decir la bolsa en donde se encuentran el bebé y la placenta, que les provee un ambiente de esterilidad y comodidad, pero los riesgos dependen mucho de la semana en la que se pierda esta membrana”, afirmó la especialista.

Independientemente de la semana en la que la fuente se rompa, la ginecóloga indicó que es preciso resolver el embarazo, “puede ser que el bebé se salve o muera, pero invariablemente tenemos que resolverlo”.

De acuerdo con Cervantes, es de suma importancia que el embarazo se termine porque en el momento en el que el bebé pierde el líquido amniótico, se queda completamente expuesto al medio externo, “ya no está en un medio estéril, y hay un enorme riesgo de infección que puede poner en riesgo la vida de la madre o por lo menos quitarle la posibilidad de volverse a embarazar”.

La doctora indicó que si la membrana se pierde antes de la semana 22 se tratará de un aborto insalvable, “cuando la membrana amniótica se pierde antes de las 12 semanas se llama un aborto temprano o del primer semestre, de las 12 a las 22 es aborto del segundo trimestre”.
Mientras que si ocurre entre la semana 22 y 28, se trata de un parto pre término inmaduro, porque aún el feto no tiene la suficiente capacidad pulmonar para vivir y enfrentarse al medio externo, mientras que si esto ocurre entre las 29 a la 37, simplemente se llama un parto pre término.

Seis horas decisivas

Muchas mujeres sienten la pérdida de líquido vía vaginal, pero varias veces lo confunden con un flujo abundante o con pérdida de orina, y no acuden al especialista porque creen que es normal, sin embargo es un signo de alarma y urgencia, enfatizó Edith Cervantes.

“Ante cualquier salida de líquido, aun cuando sea muy poquito, la paciente debe acudir con su especialista y con una prueba de consultorio podemos saber si se trata de la membrana amniótica, de un flujo u orina, no podemos arriesgarnos a que el bebé o la paciente sufra daños, siempre debemos cerciorarnos”, afirmó la ginecóloga.

Pues una vez que la membrana amniótica se ha roto, la paciente tiene seis horas para resolver su embarazo sin consecuencias negativas para su salud debido a que “éste es más o menos el tiempo que se tiene antes de que inicie un proceso infeccioso por la exposición al ambiente externo, mientras que a medida que avanza el tiempo, hay mucho más riesgo infección dentro del útero”.

La especialista agregó que por el contrario, “si la paciente acude rápidamente con el ginecólogo, los riesgos de infección o de gravedad son mínimos, aquí lo importante es siempre advertir al especialista sobre pérdida de líquido, por mínimo que sea, pues a veces hay pequeñas descargas que van vaciando el líquido amniótico hasta dejar al bebé sin líquido, y si esto sucede, ya no tiene nada que amortigüe sus movimientos, se daña el cordón umbilical y se puede morir”.

Asimismo, apuntó que de no atenderse oportunamente, las infecciones que empiezan a producirse dentro del útero ponen en gran riesgo la vida de la paciente si no se le extrae la matriz, y “obviamente ya no puede embarazarse en el futuro, pero la matriz debe extraerse para evitar que la infección se pase al torrente sanguíneo”.

Cuida tu salud

La ginecóloga comentó que hay ciertos factores que pueden elevar el riesgo de que una mujer sufra la pérdida de esta membrana anticipadamente como:

  • Infecciones genitales
  • Infecciones dentro del amnio
  • Infecciones de transmisión sexual (clamidia o candidiasis por ejemplo)
  • Gastroenteritis
  • Pielonefritis o infecciones de las vías urinarias
  • Movimientos bruscos del bebé, especialmente si es muy grande
  • Demasiada presión intrauterina
  • Caídas o traumas
  • Contracciones por amenaza de parto pre término

En el caso de las infecciones la doctora explica que “los bichos pueden subir hasta el útero e infectar el amnio, mientras que las condiciones externas aumentan la presión y la bolsa se rompe.

A veces sí debe prolongarse la espera

En los casos normales el embarazo no debe tardar en resolverse más de unas cuantas horas, sin embargo, hay ocasiones en donde, si aún se conserva una gran parte de líquido amniótico, y siempre dentro del hospital, la mujer puede esperar entre 48 horas y tres semanas antes de tener a sus bebé.

“Esto con la finalidad de lograr la mayor maduración pulmonar posible cuando el embarazo ya está muy cerca del término, sin embargo si hay un mínimo riesgo de infección el bebé debe nacer de inmediato y de ser necesario se internará en terapia intensiva con las más altas tecnologías que le permitan vivir”.

(*) Dra. Edith Cervantes. Ginecobstetra
Bióloga de la reproducción
INMATER
www.inmater.mx
ecervantes@inmater.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: