Estimulación cerebral para tratar Parkinson

A través de un control, se activa un neurotransmisor para reducir los movimientos involuntarios del Parkinson

08/04/2016 9:47
AA
Estimulación_cerebral_para_tratar_Parkinson

El Parkinson afecta a cerca de 4.6 millones de personas en el mundo, representando la segunda causa de enfermedad neurodegenerativa más común y que infortunadamente no tiene cura, aunque sí opciones terapéuticas como es la Estimulación Cerebral Profunda (ECP), que mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes.

Con motivo del Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson que se conmemora el 11 de abril, la Dra. Mayela Rodríguez, Médico Neurólogo y responsable de la Clínica de Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, explicó que el Parkinson ocurre cuando las neuronas no producen suficiente cantidad de dopamina, la cual permite la comunicación entre las células cerebrales que controlan los movimientos y la coordinación.

Añadió que las personas que más la padecen son las que se encuentran entre los 40 y 60 años, no es prevenible y que las causas son desconocidas, aunque se ha encontrado que hay una relación con la genética y factores ambientales, especialmente en las personas menores del rango de edad usual.

Asimismo, señaló que muchos pacientes presentan grados leves de Parkinson, por lo que su diagnóstico puede tardar hasta 29 meses y que incluso puede ser más dependiendo la edad.

Para su tratamiento se suministran diversos fármacos, siendo el más común la levodopa, también conocida como L-DOPA, la cual mejora la condición del paciente aunque sólo por algunas horas además de que a la larga, puede resultar contraproducente.

Nuevas opciones de tratamiento

Como una opción más eficaz que reduzca los efectos secundarios del levodopa y que permita un mayor tiempo de estabilidad, el Dr. Alfonso Arellano Reynoso, Médico Neurocirujano y especialista de la enfermedad del Parkinson, mencionó que lo mejor es la Estimulación Cerebral Profunda (ECP), aunque no es para todos los pacientes.

Explicó que este procedimiento consiste en implantar quirúrgicamente un electrodo en el cerebro para estimular eléctricamente las áreas específicas encargadas de controlar el movimiento, para que de esta manera, se reduzcan los síntomas motores de la enfermedad.

“Estos electrodos en el cerebro, van conectados por debajo de la piel con un marcapasos que es recargable y que controla los dos hemisferios cerebrales. A través de un control, se puede ‘apagar’ o ‘encender’ el neuroestimulador”, señaló.

Aclaró que de las personas con Parkinson, sólo el 20% son candidatas al procedimiento las cuales tienen las siguientes características:

  • Estadío de la enfermedad de al menos cinco años
  • No tener alteraciones del estado cognitivo o emocional
  • No mostrar alteraciones en la resonancia magnética
  • Que tengan buena respuesta a la levodopa

Detalló que a diferencia del fármaco, la mejoría es permanente, permite llevar una vida normal  y que el tiempo de duración del marcapasos es de nueve años. Tras este período, se realiza una cirugía para implementar uno nuevo

“Aunque estos dispositivos ya están blindados para magnetismo, hay que tener cuidado en general, sobre todo en campos fuertes, como el que tiene una resonancia magnética”,  abundó.

El especialista resaltó que se debe estar consiente que este procedimiento, no cura la enfermedad y que la capacidad de efectividad en términos de duración, dependerá de la reserva cerebral del paciente.

En México la técnica se comenzó a realizar aproximadamente en el 2007 y al año se realizan cerca de 200 cirugías tanto en instituciones privadas como de gobierno.

Debido a su efectividad, se está considerando para tratar otras enfermedades como epilepsia, deterioro cognitivo y Síndrome de Tourette.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: