¿Personas responden igual ante un duelo?

Durante el duelo predominan sentimientos de culpa, reproches y rechazo de la situación

28/10/2016 1:42
AA
Mourning man and woman on funeral with pink rose standing at casket or coffin

El duelo se puede convertir en patológico cuando aparecen manifestaciones clínicas como sentimientos de tristeza prolongados.

A mujeres y hombres se nos ha enseñado tradicionalmente a actuar y conducirnos de forma diferente desde el principio de nuestra vida. De esta forma hemos sido censurados cuando hemos adoptado conductas que no eran propias de nuestro género. Cuando un niño se cae o se hace daño y llora, podemos oír como se le dicen frases del tipo: “no llores”, “llorar es de niñas”, “pórtate como un hombrecito” y estas expresiones llevan el mensaje implícito de que los hombres no pueden demostrar que sufren o han sido heridos.

Por ello a la hora de afrontar un proceso de duelo hombres y mujeres reaccionan de forma diferente.

Los hombres suelen afrontar la pérdida de una manera más intelectual donde el pensamiento domina al sentimiento y la expresión emocional es de baja intensidad. Se sumergen en las tareas derivadas del fallecimiento como los preparativos del funeral, negociación con las compañías de seguros, etc. Sienten la necesidad de ser más estoicos e intentan dejar de lado sus sentimientos y mostrarse fuertes ante los demás.

En el caso de las mujeres suelen acudir a los demás de manera natural para dar y recibir apoyo y expresar abiertamente sus sentimientos.

Las cinco fases del duelo

La primera fase es la de negación, que consiste en el rechazo consciente de la realidad de la situación.

La segunda es la ira, y que se produce cuando ya no es posible ocultar o negar esa pérdida, comienza a surgir la realidad y su consecuente dolor.

La tercera fase es la de negociación, que consiste en la esperanza de que se pueda posponer o retrasar la pérdida, es decir, que se desea volver a la vida anterior y que éste siga presente.

A esta fase le sigue el momento de la depresión, que es cuando se comienza a aceptar la situación.

Finalmente, la quinta y última fase es la de aceptación, en la que la persona puede reflexionar sin ambivalencias ni culpas y darle un significado a la pérdida y a su vida.

Duelo patológico

El duelo se puede convertir en patológico cuando aparecen manifestaciones clínicas como sentimientos de tristeza prolongados, disminución significativa del interés por cada actividad placentera.

Predominan sentimientos de culpa, reproches, ideas de muerte y suicidio, alteraciones del sueño, ya sea insomnio o hipersomnia, pérdida de peso o fatiga.

En estos casos, así como siempre que no se consiga alcanzar la última etapa del duelo, la de aceptación, será necesario acudir a un especialista. Igualmente, siempre que el duelo incida de forma negativa y prolongada en la vida de la persona.

(Con información de infosalus).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: