Mujer tiene alergia al aroma de su esposo

Johana no puede estar cerca de su esposo porque sufre shock anafiláctico

22/11/2016 4:00
AA
Mujer_tiene_alergia_al_aroma_de_su_esposo

Johana Watkins es una mujer de 29 años, residente de Minnesota, que padece distintas alergias que son poco comunes, por ejemplo, a ciertas personas como es su esposo Scott.

Hace nueve años, Johana era una joven completamente sana que disfrutaba las actividades al aire libre y pasar tiempo con su esposo.

Sin embargo, en el último año ha estado encerrada en una habitación donde ni el sol ni Scott son bienvenidos debido a que padece el Síndrome de activación de mastocitos (MCAS por sus siglas en inglés)

¿Qué es el MCAS? 

En nuestro cuerpo tenemos mastocitos que liberan sustancias químicas que ayudan a que el sistema inmunológico reaccione. El problema con Johana es que sus células liberan sustancias equivocadas, en el lugar y momento equivocado.

Por ello, es alérgica a la comida, químicos, al aire libre, polvo, el aroma de Scott y cientos de cosas de cosas más.

El trastorno puede controlarse con tratamiento, pero su caso es tan grave y raro que los medicamentos no han funcionado.

Vive aislada en su cuarto

Para mantenerse alejada de los alérgenos, Scott le construyó un refugio con plásticos que recubren las paredes y cortinas que evitan el paso de la luz. Él duerme en otro cuarto y habla con su esposa a través de Skype.

“Ni bien abro la puerta de mi cuarto, puedo sentirlo, mi cuerpo va en completo estado de ataque”, dice.

Asimismo, tiene que mantenerse alejada de sus cuatro hijos, pues el contacto de ellos o su pareja le provocan un shock anafiláctico que le impide respirar.

Cuando se llega a presentar un ataque, Scott carga a Johana siempre usando máscaras y acuden inmediatamente al hospital.

Las únicas personas a las que Johana no es alérgica son sus hermanos, quienes la visitan cada semana.

“No puedo abrazarla con seguridad. No puedo abrazarla sin hacerle daño”, dijo Scott a Fox 9. 

En su encierro, Johana se dedica a leer, rezar, hablar por teléfono y enviar correos electrónicos.

“Cada día, cuando me despierto, creo que no lo soportaré. Pero luego Dios me da fuerza para salir adelante”, cuenta Johana a Fox 9.

(Con información de La Vanguardia y news.com.au)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: