Propósitos de año nuevo y cómo lograrlos

No basta con hacer una lista de los propósitos que deseamos cumplir en año nuevo, aquí una guía para concretarlos

20/01/2017 1:45
AA
New Year's Resolutions, list of items

Como haciendo eco con la frase año nuevo, vida nueva muchas personas deciden emprender cambios cada nuevo ciclo.

La mayoría de las veces se proponen cambios relacionados con mejorar el estilo de vida como por ejemplo, bajar de peso, iniciar una rutina de ejercicio, dejar de fumar o de beber. Otras veces, lo que se desea es mejorar de empleo o trabajar menos; dedicar más tiempo a la familia o los amigos, viajar, aprender un idioma, etcétera.

Lo cierto es que aunque la intención sea buena y se desee genuinamente lograrlo, un buen porcentaje no lo logra, al menos de forma prolongada y mucho menos, permanente. Pero, ¿por qué resulta tan difícil?

Primero habrá que decir que no basta con desearlo; cualquier cambio implica una toma consciente de todas sus implicaciones, un gran esfuerzo y por supuesto, un plan de acción que paso a paso ayude a realizar lo que se anhela.

No hay cambios rápidos que perduren ni rutas alternas que nos ahorren esfuerzos; crear nuevos hábitos es un proceso que lleva su tiempo.

Aquí algunas sugerencias que podrían ayudarle:

Calidad y no cantidad.

Si se propone varios cambios simultáneos  será más difícil cumplir con ellos; uno a la vez podría ser una mejor opción.

Encontrar el motivo.

Preguntarse por qué y para qué; si se hace sólo por complacer a otros o porque racionalmente se sabe  es lo correcto pero emocionalmente no se está listo, será más complicado. En cambio, si la decisión proviene de una reflexión personal donde se han evaluado los beneficios y estos pesan más que los posibles inconvenientes, se tendrán mayores probabilidades de éxito.

Plan de acción.

Para llegar a la meta habrá que recorrer el trayecto completo; conviene establecer metas cortas y realistas. Por ejemplo, si se desea iniciar una rutina de ejercicio quizá convenga comenzar con 5 o 10 minutos, tres veces por semana, en un horario que resulte cómodo. Después de una semana o dos, tal vez se pueda incrementar el tiempo y la frecuencia, hasta llegar a cumplir con la meta propuesta y ser capaz de mantenerse en ella.

No esperar la recompensa inmediata.

Los resultados de cualquier cambio se irán viendo poco a poco; es fácil caer en la tentación de tirar la toalla si a la vuelta de la esquina se encuentra lo que hasta ahora le ha procurado alguna gratificación instantánea (como el cigarrito a la hora del café,  el pastel de chocolate de su pastelería favorita o media hora más en la cama). En estos casos le sugiero detenerse unos segundos para pensar  cómo se sentirá si cae en la tentación o, por el contrario, qué sucedería si logra superar la prueba;  la respuesta sólo la tiene usted.

Finalmente si, por la razón que sea, no logra su cometido, no desista. Revise con toda humildad cuáles fueron los obstáculos reales o imaginarios a los que se enfrentó y cuando esté listo, inténtelo nuevamente.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: