¿Padeces el síndrome del edificio enfermo?

Surge por trabajar en espacios cerrados sin contacto con el exterior

29/12/2016 1:10
AA
Padeces_el_síndrome_del_edificio_enfermo

El lugar de trabajo es importante para tener buena productividad y disfrutar de las actividades que se realicen, pero ¿sabías que también influye para una mejor salud?

Un estudio de la Escuela de Salud Pública T.H Chan de Harvard, en Estados Unidos, señala que el espacio donde se trabaja tiene una gran  importancia en la salud, pues no es lo mismo trabajar en “edificios verdes” que en oficinas tradicionales, las cuales provocan el “síndrome del edificio enfermo.”

Este síndrome surge por pasar horas en un espacio cerrado, que provoca las siguientes molestias:

  • Irritación de los ojos, nariz y garganta
  • Dolor de cabeza
  • Erupciones cutáneas
  • Problemas respiratorios

“Este término comenzó a aparecer en la prensa y las revistas científicas a comienzos de los años 80, justamente cuando los edificios empezaron a volverse más herméticos y se redujo la cantidad que entraba de aire fresco”, explica Joseph Allen, autor principal de la investigación e investigador de la universidad de Harvard.

Beneficios de trabajar en edificios verdes

Los investigadores explican que los edificios verdes son aquellos que tienen bajo impacto ambiental y que quienes laboran en ellos tienes hasta un 30% menor riesgo de padecer el síndrome del edificio enfermo, además de que se tienen mejorías en otros aspectos

“Las personas que trabajaban en edificios verdes mostraron una función cognitiva superior en comparación con sus colegas en otros edificios de alto rendimiento que no tenían un certificado ambiental”, señala Allen.

Los investigadores se sorprendieron al descubrir que trabajar en este tipos de edificios mejora considerablemente el sueño, lo que genera un circulo vicioso porque una buena calidad de sueño, mejora el rendimiento al día siguiente.

“Es (un descubrimiento) provocativo porque sugiere que el impacto de los edificios sobre nosotros se extiende más allá de las ocho horas del día de trabajo”, dice Allen.

Cambios pequeños hacen la diferencia

Sin embargo, estos beneficios no se logran solamente por trabajar en un edificio con certificado ambiental, ya que pueden obtenerse en cualquier lado.

Para ello, basta con hacer pequeños cambios como son:

  • Mejorar la ventilación aumentando la calidad de aire limpio y fresco
  • Reducir la presencia de sustancias químicas eligiendo materiales y muebles con poco contenido de compuestos orgánicos volátiles.
  • Mantener una temperatura consistente a lo largo del día
  • Permitir la entrada de luz natural
  • Proteger el ambiente de los ruidos de la calle
  • Minimizar los ruidos interiores
  • Limpiar las superficies regularmente.

“Se pueden hacer cambios menores en cualquier edificio. Y aunque sean menores, pueden tener un impacto dramático en nuestra salud y en nuestra capacidad de producción durante el día”, concluye Allen.

(Con información de BBC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: