¡Por favor, deja de morderte las uñas!

Los médicos llaman onicofagia a esta mala costumbre que te puede causar problemas de salud en la boca y en las manos.

14/03/2011 5:15
AA

Estás por resolver una situación clave para avanzar en el trabajo o estás fuera del consultorio médico esperando ser atendido o te das cuenta que el tiempo corre y no terminarás a tiempo el reporte diario; las tres situaciones te pueden poner al borde de un ataque de nervios y sin darte cuenta ya te estás mordiendo las uñas.

Manía o vicio, morderse las uñas es un comportamiento impulsivo que los médicos llaman onicofagia, la gente empieza a practicarlo en la niñez, en la etapa adolescente se difumina pero muchas veces se queda con nosotros hasta la etapa adulta.

Este problema no sólo es estético, también es una cuestión de salud y ya que los dientes son “la herramienta” con la que atacamos a las uñas, son los primeros en sufrir el daño.

Morderse las uñas provoca desgaste en los dientes, quebrantamiento del esmalte, reabsorción de la raíz del diente lo que lleva a su caída, además de ulceraciones de las encías causadas por los picos puntiagudos de las uñas.

Cuando, literalmente arrancamos las uñas, nos causamos heridas en las manos, dejando una puerta abierta a las bacterias, que entre otras cosas, pueden causar infecciones en la matriz de las uñas y podemos perder la habilidad de sujetar objetos y el sentido del tacto.

Otra afección que podemos tener es la alteración de la circulación.

La causa de este trastorno puede ser nervios, aburrimiento, ansiedad o estrés, pero aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a dejarlo:

  • Pintarse las uñas con un esmalte de sabor amargo
  • Ponerse tiritas en los dedos
  • Colocarte uñas postizas
  • Pintarte las uñas por muy cortas que las tengas
  • Si empiezas a detectar la ansiedad, utiliza un cojín antiestrés
  • Ten al alcance una lima de uñas para los piquitos que hacen que muerdas la uña completa.

Si esto no te resulta, será necesario que acudas con un especialista, un psicólogo te podrá decir que situaciones hacen que te comas las uñas, con el fin de controlar el hábito. Si el caso es muy extremo, entonces el dentista te puede ayudar a colocar una funda entre los molares y premolares para que ya no puedas lograr con el feo impulso de comerte las uñas.

Si el problema es causado por los nervios, entonces se recomienda practicar técnicas de relajación como yoga o tai chi, para controlar el estrés y ansiedad.

Toma en cuenta que los castigos y regaños no son la mejor solución para un niño, pues eso le creará más estrés y ansiedad , provocando un círculo viciosos.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: