¿Por qué donar órganos?

Donar un órgano es dar la oportunidad de vivir a una persona

29/11/2016 4:03
AA
Por_qué_donar_órganos

Cuando un familiar o ser querido está enfermo, hacemos todo lo posible porque mejore, incluso donar un órgano en caso de que sea necesario, pero ¿qué tal si eso también lo hacemos con desconocidos?

El Dr. José André Madrigal Bustamante, director del Registro Nacional de Trasplantes en el Centro Nacional de Trasplantes de la Secretaría de Salud (CENATRA), indica que en México hay cerca de 20 mil personas en la espera de un órgano, que para muchos es su única oportunidad de seguir viviendo.

En lo que va del año, se han realizado más de 1,490 donaciones de órganos de pacientes vivos, mientras que de cadavéricos la cifra se incrementa a 1,549 que si bien han hecho la diferencia, aun no es suficiente para todos los que esperan un trasplante.

“Se debe fomentar la donación de órganos. Es un tema de altruismo, generosidad y solidaridad de la sociedad”, menciona.

El problema es que muchas personas no donan porque se tienen ideas falsas como que el cuerpo del fallecido se mutila o por cuestiones religiosas donde se considera que el cuerpo debe ser enterrado completo.

¿Cuáles son los órganos más requeridos?

El médico señala que se requiere de todo tipo de órganos, pero especialmente riñones y córneas.

“Cerca de 12 mil personas son las que están esperando un riñón y otras 7 mil personas están esperando una córnea. El restante se dividen en otro tipo, por ejemplo hígado, corazón, páncreas e intestino”, apunta.

Otros tipos de órganos que se pueden donar son los pulmones, extremidades, médula ósea, corneas, piel (se quita menos del grosor de una hoja de papel), hueso, válvulas cardíacas, cartílago y tendones. Sin embargo, cada uno tiene sus requisitos.

“El corazón e hígado son los órganos más complicados, delicados y los que duran menos tiempo para ser trasplantados desde el momento en que se extrae. En un corazón se tienen entre cuatro y seis horas”, menciona.

¿Quiénes son candidatos para donar?

Cualquier persona puede donar, ya sea en vida o al fallecer, pero para cada caso se deben cumplir con algunos requisitos.

En vida, se hace un protocolo de estudio para conocer la compatibilidad, lo que es relativamente sencillo.

Las complicaciones suelen darse en los pacientes que fallecen, pues se debe analizar la causa de muerte.

“Una persona sólo puede donar órganos si tiene muerte encefálica, es decir una lesión en la cabeza que impide la recuperación porque a pesar de que el cerebro muere, el corazón sigue latiendo por un periodo breve de tiempo, lo que permite el fluido de la sangre a los órganos y los mantiene viables para el trasplante”, explica.

El especialista menciona que también se pueden obtener órganos como la médula ósea, corneas, piel, hueso, válvulas cardíacas, cartílago y tendones, pero sólo si la muerte fue por paro cardio-respiratorio.

¿Cuál es el proceso del trasplante?

Ante la sospecha de muerte encefálica, el médico realizará una revisión exhaustiva y llevará a cabo estudios para comprobar el diagnóstico.

Una vez que se certifica la muere, evalúa el potencial del donante y se acerca a los familiares para obtener el consentimiento.

En caso de que los familiares acepten, se comienza el proceso de evaluar quien puede ser el receptor, la cirugía para retirar el órgano y la preparación para colocarlo a la otra persona, todo en cuestión de horas.

“Generalmente todo esto sucede en menos de un día y se involucra un gran número de personas”, señala.

¿Cómo se puede ser donador?

Actualmente existe un registro de donadores que se puede encontrar en la página web del CENATRA donde cualquier persona puede inscribirse como donador voluntario al fallecer.

“Estamos trabajando un sistema que permita a la sociedad registrarse de manera fácil y segura como donante voluntario para que esa información pueda ser consultada por los médicos”, señala.

Si bien esta es una gran medida, Madrigal subraya que lo principal es hacerle saber a la familia los deseos que se tienen de donar órganos al fallecer.

“En muchos casos los familiares no saben lo que quería la persona que acaba de fallecer. En ese momento están en etapa de duelo y a veces de shock, por lo que decidir por un tercero no es nada sencillo. Esta decisión se simplifica en el momento en que me manifiesto como donante”, puntualiza.

Tarjeta de donador

Uno de los mecanismos para hacer saber a los demás de que se desea ser donante al fallecer, son las tarjetas de donadores que el CENATRA otorga.

“La tarjeta va dirigida a la familia y en ella se lee ‘es mi voluntad que a mi fallecimiento y con la esperanza de ayudar a salvar vidas, sean donados mis órganos y tejidos con fines de trasplante. Cuando esto suceda, apoyen mi decisión y ayuden a cumplir mi voluntad’ Al final el usuario deberá firmarla así como dos testigos”, detalla.

También se puede firmar un documento oficial en las instalaciones del CENATRA.

“Esto sirve pero lo principal es que los familiares conozcan la decisión”, concluye.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: