¡Que el alcohol no se convierta en tu peor enemigo!

Los jóvenes comienzan a tomar alcohol a los 13 años y el 32% abusa de él.

24/05/2016 4:04
AA
Que_el_alcohol_no_se_convierta_en_tu_peor_enemigo

“Comencé a tomar alcohol a los 16 años, dos o tres vasos pero fui aumentando la frecuencia hasta que se convirtió en un problema”, relata Andrea de 22 años, quien actualmente  está en el grupo de Alcohólicos Anónimos sección México.

Andrea creció en un ambiente muy conflictivo en su hogar además de que padeció depresión, ansiedad, bulimia y se enfrentó al divorcio de sus padres, lo que la llevó a buscar una salida y el mejor método que encontró fue el alcohol y las drogas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al alcoholismo como una enfermedad de carácter físico, psíquico y social que conduce a la persona a una dependencia al grado que interfiere en su salud, relaciones interpersonales, laborales y aumenta el riesgo de sufrir accidentes.

La agrupación de Alcohólicos Anónimos, señala que más allá de la cantidad que se consuma, hay que tomar en cuenta los efectos que provoca el alcohol en las personas, como es el caso de Andrea quien a pesar de que sólo consumía tres vasos, tenía conductas agresivas y autodestructivas.

“Tuve deseos suicidas y trastornos de límite de personalidad, lo que me llevó a permanecer mes y medio internada en el hospital”.

Durante este tiempo, Andrea recibió fármacos para tratar sus trastornos psicológicos; sin embargo, no la ayudaron, al contrario, agravaron su problema ya que la sensación que le producían cuando bebía alcohol, era algo que no quería dejar de experimentar.

“Yo era muy tímida pero cuando mezclaba el alcohol y las pastillas, era más sociable y divertida”.

Al igual que Andrea, cada vez más jóvenes del país, tienen problemas en su forma de beber. Encuestas realizadas por el Instituto de Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA), indican que más de 2 millones 90 mil 921 millones de personas de la Ciudad de México, es decir, el 32% de la población, abusan del alcohol, quienes tan sólo el 47% son mujeres, mientras que el 19% son hombres, teniendo en promedio los 12.6 años, la edad de inicio del consumo.

Dentro de estas cifras, se encuentra Michel, un joven de 27 años que comenzó en el mundo del alcohol cuando tenía sólo 14 años de edad. Hoy junto con Andrea, está en rehabilitación.

“Comencé a tomar por resentimientos familiares, frustración y un poco por la pérdida de fe. La bebida me quitaba mis angustias, el dolor y me hacía sentir feliz”, narra.

El alcohol causa confort y felicidad momentánea.

Tanto Michel como Andrea narran que el alcohol los hacía olvidar y sentirse alegres y relajados, pero que pasando los efectos, los invadía la soledad, la depresión, se aislaban o eran agresivos.

En este sentido, la psicoterapeuta psicoanalítica, Adriana Jiménez Dávila, perteneciente al Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social,  explica que las personas más propensas a caer en adicciones, tienen baja autoestima y tuvieron carencia de amor durante su infancia, por lo que al beber, se sienten protegidos, anestesiados y reconfortados.

“El alcoholismo también es común en aquellos que tienen problemas para comunicar afecto. La bebida los hace más atrevidos, románticos y exitosos en ciertos momentos, pero al final, se presentan graves consecuencias”

Michel confiesa que su falta de autoestima y amor propio, fue lo que aumentó su problema, al grado que lo hizo mentir, robar, consumir distintos tipos de drogas, pertenecer a pandillas, prostituirse  y dejar su empleo.

“Conforme avanzaba la enfermedad, me ponía más agresivo y robaba para obtener las drogas y el alcohol. Llegue a un punto en que me desaparecía por días y regresaba en terribles condiciones. No podía dormir si al lado de mi cama no había una cerveza”.

La especialista señala que el alcohol genera muchas conductas autodestructivas como deseos suicidas, peleas y sobre todo accidentes automovilísticos.

¡Ojo al volante!

Manejar en estado de ebriedad es la principal causa de accidentes en jóvenes y adultos del país, por lo que se han tomado medidas de prevención como el alcoholímetro que se realiza principalmente los fines de semana, cuando el consumo aumenta.

“La persona que está alcoholizada sabe que no debe manejar, que es riesgoso pero no les importa. Esto es parte de las conductas autodestructivas que pone no sólo en riesgo su vida, sino la de los demás”, menciona Jiménez Dávila.

La inconciencia, el valor que da el alcohol y la falta de cultura de prevención, son los responsables de que al año, se registren aproximadamente 15 mil muertes de jóvenes entre los 15 y 24 años de edad.

Para evitar los accidentes, la psicóloga pide que si algún familiar o amigo está en estado etílico, no se le permita salir del lugar o se le pida un transporte privado que lo traslade, pero cuando la persona bebe sola, infortunadamente no se puede hacer mucho, por lo que es necesario reforzar las medidas de prevención en la población, especialmente en los más jóvenes.

¿Cómo saber si tienes problemas con el alcohol?

La Asociación de Alcohólicos Anónimos, refiere que hay ocho aspectos que caracterizan a las personas que tienen problemas con el alcohol, los cuales son:

  1. Negación y molestia cuando se trata el tema de la forma de beber
  2. Inseguridad por lo que necesita de una copa para sentirse más cómodo
  3. Compulsión por seguir bebiendo, haciendo hasta lo imposible por conseguirlo
  4. Cambia el ambiente y tipo de licor, creyendo que de esta manera controlará su forma de beber
  5. Toma sin planearlo y lo hace en momentos no indicados
  6. Hace promesas y juramentos que no puede cumplir sobre dejar la bebida
  7. Pierde la memoria de manera temporal y con mayor frecuencia
  8. Tiene sentimientos se culpa, lo que se conoce como cruda moral

“Ya llevó cuatro años en la asociación y desde entonces todo ha cambiado. Ya no tomo medicamentos para mis trastornos, estoy más unida con mi familia e incluso me estoy preparando para el examen a la universidad”, confiesa Andrea.

“Yo llevo apenas tres meses, pero todo es diferente. Ya soy más responsable, estoy más unido a mi familia y hasta me envían a viajes en el trabajo, cosa que antes no ocurría”, concluye Michel.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: