Salud A-Z

Hipertensión

Definición

Hipertensión es el término empleado para describir la presión arterial alta.

Las lecturas de la presión arterial se miden en milímetros de mercurio (mmHg) y generalmente se dan como dos números. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80).

  • El número superior corresponde a la presión sistólica, la presión creada cuando el corazón late. Se considera alta si constantemente está por encima de 140.
  • El número inferior corresponde a la presión diastólica, la presión dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón está en reposo. Se considera alta si constantemente está por encima de 90.

Cualquiera o ambos números pueden estar demasiado altos.

La pre-hipertensión es cuando la presión arterial sistólica está entre 120 y 139 o la presión arterial diastólica está entre 80 y 89 en múltiples lecturas. Si uno presenta pre-hipertensión, tiene mayor probabilidad de desarrollar presión arterial alta.

 

Causas

Las mediciones de la presión arterial son el resultado de la fuerza de la sangre producida por el corazón, al igual que el tamaño y el estado de las arterias.

Muchos factores pueden afectar la presión arterial, incluyendo:

  • Qué tanta cantidad de agua y sal uno tiene en el organismo
  • El estado de los riñones, del sistema nervioso o los vasos sanguíneos
  • Los niveles de diferentes hormonas en el cuerpo

La hipertensión arterial puede afectar a todo tipo de personas. Uno tiene un riesgo mayor si tiene antecedentes familiares de la enfermedad. La hipertensión es más común en personas de raza negra que de raza blanca. El tabaquismo, la obesidad y la diabetes son todos factores de riesgo para la hipertensión.

La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa, lo cual se denomina hipertensión esencial.

La hipertensión que resulta de una enfermedad, hábito o medicamento específico se denomina hipertensión secundaria. El consumo de demasiada sal en la dieta puede conducir a la presión arterial alta. La hipertensión secundaria también puede deberse a:

Síntomas

La mayor parte del tiempo, no hay síntomas. Los síntomas que pueden ocurrir abarcan:

  • Dolor torácico
  • Confusión
  • Zumbido o ruido en el oído
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Hemorragia nasal
  • Cansancio
  • Cambios en la visión

Si presenta dolor de cabeza fuerte o cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, consulte con el médico de inmediato. Estos síntomas pueden ser un signo de una complicación o de presión arterial peligrosamente alta, llamada hipertensión maligna.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y revisará la presión arterial. Si la medición es alta, el médico puede pensar que uno padece hipertensión arterial. Por lo tanto, será necesario repetir las mediciones con el tiempo, de tal manera que se pueda confirmar el diagnóstico.

Si usted controla su presión arterial en el hogar, le pueden hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál fue su lectura de presión arterial más reciente?
  • ¿Cuál fue la lectura de presión arterial anterior?
  • ¿Cuál es el promedio de presión sistólica (número superior) y diastólica (número inferior)?
  • ¿Se ha incrementado su presión arterial recientemente?

Se pueden hacer otros exámenes para buscar sangre en la orina o insuficiencia cardíaca. El médico buscará signos de complicaciones para el corazón, los riñones, los ojos y otros órganos en el cuerpo.

Estos exámenes pueden abarcar:

  • Chem-20
  • Ecocardiografía
  • Análisis de orina
  • Ecografía de los riñones

Ilustración de monitoreo de la presión sanguínea

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial de tal manera que uno tenga un riesgo menor de complicaciones.

Existen muchos medicamentos diferentes que se pueden utilizar para tratar la presión arterial alta, como los siguientes:

  • Bloqueadores alfa
  • IECA (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina)
  • Bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA)
  • Betabloqueadores
  • Bloqueadores de los canales del calcio
  • Alfa-agonistas centrales
  • Diuréticos
  • Inhibidores de renina, incluyendo Aliskiren (Tekturna)
  • Vasodilatadores

El médico también puede recomendarle hacer ejercicio, perder peso y seguir una dieta saludable. Si usted tiene pre-hipertensión, el médico le recomendará los mismos cambios en el estilo de vida para bajar la presión arterial a un rango normal.

A menudo, un solo fármaco para la presión arterial puede no ser suficiente para controlarla y es posible que se necesite tomar dos o más fármacos. Es muy importante que usted se tome los medicamentos que le receten. Si presenta efectos secundarios, el médico puede sustituirlos por un medicamento diferente.

Pronóstico

La mayoría de las veces, la presión arterial alta se puede controlar con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Posibles complicaciones

 Cuándo contactar a un profesional médico

Si usted padece presión arterial alta, debe programar citas regulares con el médico.

Incluso si no le han diagnosticado hipertensión arterial, es importante hacerse revisar la presión durante los chequeos anuales, especialmente si alguien en la familia tiene o ha tenido hipertensión.

Llame al médico de inmediato si el monitoreo en el hogar muestra que la presión arterial sigue siendo alta o presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor torácico
  • Confusión
  • Cansancio excesivo
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración significativa
  • Cambios en la visión

 

 

 

Los adultos mayores de 18 años deben hacerse revisar su presión arterial de manera rutinaria.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar la presión arterial:

  • Baje de peso, en caso de tener sobrepeso, ya que el exceso de peso le agrega tensión al corazón. En algunos casos, la pérdida de peso puede ser el único tratamiento necesario.
  • Haga ejercicio de manera regular. Si es posible, durante 30 minutos la mayoría de los días.
  • Consuma una dieta rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa, en tanto reduce la ingesta de grasa total y saturada (la dieta DASH es una forma de lograr este tipo de plan dietario).
  • Si padece diabetes, mantenga la glucemia bajo control.
  • No consuma más de uno o dos tragos de alcohol al día.
  • Trate de manejar el estrés.

Siga las recomendaciones del médico para modificar, tratar o controlar posibles causas de hipertensión secundaria

Actualizado el 6 de septiembre de 2010

Fuente:http://www.nlm.nih.gov/

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: