Tres mentiras sobre el sexo que todos repiten

No todo lo que hacen los demás te funciona, y no todo lo que los demás dicen que hacen es cierto

03/12/2016 8:45
AA
Mitos_sobre_el_sexo_que_no_debemos_creer

La sexualidad humana ha sido tabú en todas las culturas, por lo que ha estado sujeta a una gran cantidad de creencias equivocadas.

Del sexo se habla mucho, y gracias a eso tanto mujeres como hombres comenzamos a generalizar información que no necesariamente aplica para ti y para tu relación. No todo lo que hacen los demás te funciona, y no todo lo que los demás dicen que hacen es cierto.

Por eso te dejamos estos 3 mitos del sexo que no tienes por qué seguir.

La vagina se afloja si eres promiscua

No existen pruebas de que el coito pueda estirarla de manera permanente. No cambiará su forma, ni su tamaño, ni su turgencia en función de la cantidad de las relaciones sexuales que tenga.

En la revista Human Reproduction se publicó en el año 2006 un artículo interesante. En el mismo se midió la vagina de varias mujeres con resonancia magnéticas.

La conclusión fue que el factor que en realidad influye en sus variaciones es el paso del tiempo.

La eyaculación femenina no existe

Los científicos aseguran que se trata de algo tan elemental como cualquier otra función del cuerpo.

En el conducto de la vagina las mujeres se encuentran las glándulas de Skene. Estas proporcionan gran placer cuando se las estimula y están situadas muy cerca de la uretra.

Estas segregan un líquido cuyo volumen aumenta con el placer. Así, cuando se llega al orgasmo aparece una gran cantidad. Es la eyaculación femenina.

Esto quiere decir que el fenómeno no es una triquiñuela de la pornografía. Se trata de algo tan natural como estornudar cuando te acercan pimienta en la nariz.

El himen se rompe la primera vez que tienes relaciones sexuales

El himen es un pequeño tejido que cubre la entrada de la vagina.

En consecuencia, puede romperse en el momento en que entra en contacto con cualquier objeto duro, por ejemplo, el asiento de una bicicleta.

Esta es la razón por la que puede romperse montando a bici, a caballo o practicando otros deportes.

No tener esta parte del cuerpo no significa que hayas practicado el sexo. Siendo necesaria una educación más amplia y liberadora en determinadas culturas, es indispensable que este mito deje de existir en las mismas.

(Con información de Mejor con Salud).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: