¿Qué enfermedades pueden contagiarnos las mascotas?

Para prevenir cualquier contagio o infección, es importante seguir las medidas básicas de salud

21/11/2016 11:30
AA

Son uno más de la familia, pero, sin el control adecuado, las mascotas pueden convertirse en una fuente de enfermedades.

¿Alguna vez te has puesto a pensar que enfermedades te puede contagiar tu mascota? Seguro que no ya que el amor que le tienes te bloquea, lo acaricias igual, lo abrazas y muchas veces los besas, pero alto… amarlos tanto no implica que estés ciego y mucho más si tienes hijos, así que pon atención a esto que te voy a compartir. Para que puedas vivir feliz con tu mascota tomando las medidas necesarias para tu salud.

¡Toma nota! Te mostramos algunas de las enfermedades que nos transmiten las mascotas:

Toxoplasma

El parásito que la provoca, el Toxoplasma gondii, atraviesa la barrera placentaria e infecta al feto. El contagio puede ser instantáneo al tocar las heces del animal enfermo cuando se manipulan inadecuadamente los areneros y las cajas de excrementos de la mascota. Los síntomas más comunes son la inflamación de los ganglios linfáticos de cabeza y cuello, fiebre y dolores de cabeza, garganta y músculos.

Arañazos gatunos

Sus uñas pueden convertirse en el mejor aliado de la bartonelosis, una infección producida por la bacteria Bartonella henselae. Aparte de arañazos y rasguños, el germen puede desembocar en el ser humano a través de las mordeduras, así como de la saliva del animal al entrar en contacto con la piel o las superficies mucosas de la nariz, la boca y los ojos de su dueño.

Fiebre de los conejos

La tularemia, una enfermedad ocasionada por la bacteria Francisella tularensisque pasa al hombre por contacto con animales enfermos u otros agentes infectados, como garrapatas y moscas, o por la ingesta de carne o agua contaminadas.

El loro con loros y periquitos

La zoonosis voladora más común es la psitacosis, una infección generada por la bacteria Chlamydophila psittaci, que se oculta en los excrementos de los pájaros. El paso de la bacteria a las personas provoca síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos y dolor de cabeza, por lo que es fácil confundirla con esta.

Quistes en serie

Los lugares con déficit de higiene y condiciones pésimas de salubridad son el caldo de cultivo de la giardiasis. Por ello, es una infestación que se ceba con los países más pobres. La enfermedad se manifiesta en quistes, y tiene su origen en un protozoo microscópico llamado Giardia duodenalis. Este se propaga entre mascotas, de estas a humanos y entre humanos por contacto con las heces.

Leishmaniasis: una peligrosa picadura

De los vertederos y las alcantarillas o de las casas en ruinas no puede esperarse nada bueno para la salud. Son los ambientes preferidos del flebotomo, un díptero similar a un mosquito que también se esconde en cuevas, grietas del terreno, las oquedades de los árboles… lo más frecuente es que aparezcan lesiones cutáneas en forma de llagas.

Quiquiriquí, la Campylobacter ya está aquí

Atentos al nombre: campilobacteriosis. Es la zoonosis doméstica más común en toda Europa. La causa: el contacto directo con las heces de las aves de corral, especialmente, y de perros, gatos, roedores, conejos, reptiles y anfi bios.

Garrapata, la gran chupadora

La bacteria Borrelia burgdorferi se aprovecha de los perros con garrapatas para llegar hasta el hombre. Su picadura produce la borreliosis o mal de Lyme, infección que se manifesta con fiebre, cefalea, vómitos y dolor muscular y articular. Algunas veces genera erupciones cutáneas con forma de escarapela, mancha roja y ligeramente elevada en el lugar de la picadura.

La tenia del perro

La tenia Echinococcus granulosus, un platelminto parásito que se aloja en el intestino delgado del can adulto y que pasa al ser humano para causar una hidatidosis o quiste hidatídico. Las consecuencias del contagio pueden ser graves y se manifiestan en la aparición de quistes de gran tamaño en el hígado y el pulmón que solo pueden ser suprimidos con cirugía.

Sarna

La infestación que provocan estos arácnidos es leve, caso de la desatada por los perros y por una mascota poco habitual pero muy vulnerable a estos microorganismos: los erizos. En ambos casos, el picor se limita a la zona de contacto y se cura sin tratamiento específico.

(Con información de Muy Interesante).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: