Señales que indican problemas en la glándula tiroidea

Si no funciona como corresponde puede derivar en dos problemas: hipertiroidismo e hipotiroidismo.

10/10/2016 3:05
AA

Los problemas tiroideos incluyen bocio, hipertiroidismo e hipotiroidismo

Los desequilibrios en la glándula tiroidea son más frecuentes de lo que creemos y afectan más a las mujeres.

Los síntomas pueden ser silenciosos o es posible que no les prestemos atención. Sin embargo es muy importante conocer cuáles son las señales que indican problemas de tiroides.

A continuación te mostramos los síntomas más frecuentes.

Lo que debes saber sobre la tiroides

La tiroides es una pequeña glándula ubicada arriba de la clavícula y es la responsable de producir dos hormonas muy importantes (T3 y T4).

Estas regulan:

  • El crecimiento
  • El desarrollo
  • El metabolismo
  • La temperatura corporal
  • La frecuencia cardíaca
  • La tensión arterial

Si no funciona como corresponde puede derivar en dos problemas: hipertiroidismo (produce más hormonas de lo normal) e hipotiroidismo (no crea las suficientes).

Signos que delatan mal funcionamiento en la tiroides

Presta mucha atención a las señales que nos ofrece el cuerpo y que nos permiten tratar a tiempo los problemas de tiroides.

Tristeza y depresión

El estado de ánimo se puede alterar por causa de la tiroides. Además, no existe un motivo aparente para estar tristes o deprimidos.

Cuando la glándula produce pocas hormonas los niveles de serotonina disminuyen y esto se traduce en sentimientos negativos.

Por el contrario, si la tiroides crea más hormonas, se está más inquieto o irritado.

Cambios en el peso

Si desde hace tiempo practicas deporte y cumples con una dieta estricta pero no puedes bajar ni un gramo quizás se deba a problemas de tiroides.

Lo mismo sucede si por más que comas mucho no logras aumentar de peso. Las alteraciones metabólicas tienen mucho que ver en estos desequilibrios.

Estreñimiento

Los problemas para ir al baño aunque se coman verduras y fibras son uno de los principales signos de disfunción en la tiroides.

Si tienes estreñimiento continuo y eso causa hinchazón abdominal o dolores intestinales, no dudes en acudir al médico.

Trastornos del sueño

Sin razón aparente no puedes dormir o te despiertas en medio de la noche sobresaltado. Los problemas para conciliar el sueño, la recurrencia de pesadillas y padecer insomnio están relacionados con la glándula tiroides.

También se manifiesta con una mayor necesidad de dormir y dificultad para levantarse temprano. Una tiroides poco activa vuelve las funciones corporales más lentas.

Dolores articulares

Es un síntoma que puede deberse a varias patologías o incluso a hábitos cotidianos como, por ejemplo, hacer mucho ejercicio o levantar demasiado peso.

El bajo funcionamiento de las tiroides puede conducir a dolores articulares, sobre todo, en los brazos y las piernas. Debemos prestar atención porque, a su vez, causa fibromialgias.

Piel seca

No basta con usar diferentes cremas o aceites para humectar la piel: siempre está seca y “escamosa”.

Las piernas y el rostro son los dos lugares donde más se puede notar este cambio. También en las axilas y en el cuero cabelludo se identifica la sequedad. En muchos casos es porque se suda menos de lo normal.

Colesterol alto

Lo extraño al ver los análisis de sangre que indican colesterol elevado es cuando se lleva una dieta equilibrada y casi no se consumen grasas.

Cuando una persona sufre hipotiroidismo el metabolismo de su cuerpo está más lento y no puede quemar las grasas como corresponde. Por ello el colesterol y los triglicéridos se elevan.

Pérdida de líbido

La falta de interés sexual puede estar relacionada con un problema en la glándula tiroides. El malestar anímico, el aumento de peso y los dolores articulares pueden empeorar esta pérdida de líbido.

Malestar en el cuello

Mover el cuello en ciertas direcciones se traduce en una especie de presión que no permite tragar bien. La ronquera es otro de los síntomas de desórdenes tiroideos. Esto se debe a que la glándula aumenta de tamaño y “golpea” con la tráquea.

Dolores musculares

Hacer un movimiento al que no estás acostumbrado se vuelve una pesadilla durante días, porque el dolor no remite.

Si además algunas partes del cuerpo se adormecen seguido sería bueno que fueras al médico para realizarte un chequeo general.

Caída de cabello

Puede deberse a que la piel del cuero cabelludo está muy seca, o bien a los problemas de metabolismo asociados a la glándula tiroides.

Un poco de cabello desprendido al bañarse o cepillarse no es anormal, pero sí quedarse con mechones de pelo al tocarse la cabeza. Tampoco es natural ver un puñado de cabello en la almohada cada mañana.

Palpitaciones

El corazón late tan deprisa que lo sientes aunque estés tumbada en el sofá o estés acostado.

Si notas las pulsaciones en el cuello o muñecas sin problemas y no has hecho ejercicio no esfuerzos… quizás se deba a que tu glándula tiroidea está produciendo demasiadas hormonas.

Presión arterial elevada

La hipertensión puede deberse a diferentes motivos y por ello los médicos no la relacionan, en principio, a la tiroides.

Sin embargo, cuando se consumen medicamentos para controlarla, o se lleva una dieta saludable e igualmente la presión arterial es elevada, quizás haya que echar un vistazo a la glándula ubicada en el cuello.

Cambios en el apetito

Quizás antes no querías comer en todo momento pero, ahora, no pueden pasar 30 minutos sin que tengas hambre o que desees otro tipo de comida diferente (y más grasosa, azucarada o salada).

Tal vez suceda todo lo contrario y si antes comías 4 veces al día ahora solo lo haces en dos ocasiones. Todos estos cambios pueden estar provocados por alteraciones en tu tiroides.

(Con información de Mejor con Salud).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: