30 años de Sida y persiste la discriminación

La encuesta ATLIS revela que 33% de los pacientes consideran que la gente los evita y otro 29% dicen que los consideran una población de alto riesgo.

25/10/2010 7:56
AA

Hace 30 años que apareció el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH/Sida) en el mundo y aun cuando se han logrado grandes avances médicos para el control de esta enfermedad y, sobre todo, para conceder  más años de esperanza de vida con una mayor calidad,  la humanidad no ha logrado superar la discriminación en contra de las personas que padecen esta enfermedad.
 
Así lo revela la  Encuesta Internacional sobre el Tratamiento del SIDA en pro de la Vida 2010 (ATLIS, por sus siglas en inglés), llevada a cabo a más de 2 mil personas que viven con VIH/SIDA, en diversos países del mundo. La percepción que tienen los pacientes sobre la discriminación de que son objeto, es contundente:

  • 33 % tiene la certeza de que la gente evita a las personas que tienen Sida.
  • 29% están seguros que  la población considera que su conducta es riesgos, porque los homosexuales son catalogados como personas promiscuas, asiduas a las drogas y  se prostituyen con facilidad.18 % tiene la seguridad de que las personas lo ven distintos

 Lamentablemente, se llegan al punto de la autodiscriminación, donde las personas infectadas con el virus se relegan a sí mismas; el mismo estudio establece que:

  • 24 % considera que no logrará tener una larga vida
  • 21 % tiene la creencia de que se transmite fácilmente

 
 Al respecto, el doctor José  M. Zúñiga, Presidente y Director General de Asociación Internacional de Médicos en Cuidados del Sida (IAPAC por sus siglas en inglés), sostiene que aún cuando el 40 por ciento de las personas con VIH/Sida no creen nada de lo anterior, el hecho es que se mantiene la percepción de que nunca se ha erradicado la discriminación, “sino que la población ha asumido una actitud más refinada”.
 
Es decir, se respetan las leyes que prohíben aplicar la prueba de VIH a personal de nuevo ingreso, pero si se detecta a uno de los trabajadores con este contagio, se le segrega, no puede aspirar a obtener un cargo mayor, por el contrario, es posible que sea sujeto a un descenso e incluso aislado en una oficina.
 
Al referir a la hipocresía de la población, comentó los ejemplos en que un paciente puede encontrarse  a un compañero en su auto, y este evitará darle un “aventón”, justificándose de que va hacia un punto opuesto; este tipo de actitudes se registra con presuntos amigos e incluso familiares, quienes rechazan comer o tomar un café, bajo el argumento de que «tiene otro compromiso”, o lo “están esperando en casa».

Sobre el tema, el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (Censida), comentó que las trabajadoras sexuales son altamente estigmatizadas, de tal suerte que el personal médico les niega acceso a los servicios públicos.

Problemas de la población homosexual

Un problema que ha tomado relevancia es el de  hombres con prácticas homosexuales pues  constituye cerca del 63 por ciento de los casos de VIH positivo; sin embargo, investigaciones han revelado que sólo 35 por ciento sabe que es seropositivo, no obstante que 30 por ciento reporta haber consumado coito anal sin protección con su última pareja sexual.

Aunados con este panorama, los prejuicios sexuales, la homofobia, la misoginia, la estructura patriarcal, los valores antidemocráticos de la región y la discriminación son obstáculos para programas y servicios enfocados a este sector de la población.
 
Al mantenerse el panorama de discriminación, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, dictó una serie de recomendaciones para las organizaciones civiles que trabajan por la prevención del VIH en servidores homosexuales:
 
Basar tanto sus prácticas de orientación a la población como sus demandas a las autoridades, en  argumentos con respaldo científico.
 

  • Evaluar el  impacto de sus proyectos.
  • Establecer alianzas con la academia, permitiéndose ser autocríticas.
  • Rendir cuentas de los apoyos recibidos, tanto de las autoridades de gobiernos como de instituciones privadas o asistenciales
  • Evitar pugnas políticas que se traduzcan en “pérdida de energía”.

El machismo es también causa de discriminación de género, de acuerdo al Registro Nacional de Casos de Sida, la mortalidad de mujeres con VIH es 24 por ciento mayor que en hombres seropositivos debido a los roles de machismo y misoginia.
 
Esta carga discriminatoria debe agregarse el hecho de que las mujeres tienen mayor riesgo debido a que su desgaste físico es mayor al trabajar fuera y dentro de casa,
 
Censida establece igualmente que también las sexoservidoras son altamente estigmatizadas y, pese a establecerse medidas para que tengan atención médica, generalmente se les niega el acceso a los servicios públicos.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: