5 señales de que tu cuerpo empieza a retener líquidos

Es más evidente en los pies, aunque también puede afectar manos, brazos, abdomen y la cara.

16/01/2018 4:57
AA
retener líquidos

Conoce los hábitos que sin darte cuenta, te hacen retener líquidos

Muchas personas retienen líquidos y no lo saben, lo más grave, es que este problema no es normal y podría tener serias consecuencias en la salud. Por ello, te decimos las señales que indican que tiendes a retener líquidos.

La retención de líquidos es un trastorno metabólico que se caracteriza por la acumulación anormal de líquidos en los tejidos que hay debajo de la piel.

>>Te puede interesar: Abusar de ibuprofeno puede causar impotencia sexual 

Señales de que empiezas a retener líquidos 

Este problema es mucho más evidente en los pies, aunque también puede afectar a las manos, los brazos, el abdomen e incluso, la cara.

Cuando el problema es leve, solo se manifiesta un pequeño aumento en el peso corporal, pero cuando empieza a ser más grave, pueden identificarse los siguientes síntomas:

1. Hinchazón en manos y pies

Una simple hinchazón en manos y pies es la señal más clara de que el cuerpo está reteniendo líquidos, aunque también podría presentarse inflamación en el abdomen, pecho y cara.

2. Pesadez

Tener una sensación de pesadez, especialmente cuando hacemos ejercicio, es muy común cuando estamos reteniendo líquidos, debido a que hay una carga extra en el peso corporal por la acumulación anormal de líquidos.

3. Cansancio

Retener líquidos afecta el sistema circulatorio, por lo que es común experimentar un cansancio físico extremo y malestar en general.

4. Menos orina

Los riñones no consiguen procesar bien los líquidos que hay en el cuerpo, por lo que la cantidad de orina se reduce, aumentando el riesgo de infecciones urinarias.

5. Celulitis

Muchas cosas pueden causar celulitis, pero la retención de líquidos puede ser la más notoria y la más difícil de tratar.

¿Cómo dejar de retener líquidos?

Para ver un cambio, empieza a hacer pequeñas modificaciones en los siguientes hábitos:

Reduce la sal

Agregar mucha sal a la comida, desequilibra el organismo y favorece la acumulación de agua en los tejidos.

Evita comer embutidos, comida enlatada, quesos curados, comida empaquetada y bebidas gaseosas.

Toma más agua

Si no consumes la cantidad correcta de agua, tu cuerpo empezará a acumular líquidos, ya que beber agua regula la circulación y optimiza el trabajo de los riñones.

Come cosas diuréticas

Este tipo de alimentos remueven el exceso de líquido en el cuerpo, las mejores opciones son:

Piña, alcachofa, espárragos, sandía, melón, jengibre, jamaica, té de verde y té de boldo.

Evita la ropa apretada

Su uso, impide que la sangre circule correctamente, favoreciendo la aparición de edema y varices.

Haz ejercicio

Ser sedentario produce desequilibrios inflamatorios, lo que provoca problemas de circulación y retención.

Procura hacer al menos 20 o 30 minutos de ejercicio diario para tener a tu organismo en equilibrio.

Si te identificas con los síntomas, empieza ya a hacer un cambio en tus hábitos.

>>Te puede interesar: Las peligrosas consecuencias de aguantarse un estornudo 

(Con información de Mejor con Salud y Clarín)

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: