5 trastornos digestivos más comunes de los gatos

Debido a que el estómago de los gatos es muy delicado, pueden presentarse algunos trastornos digestivos de manera frecuente.

31/08/2017 7:23
AA
problemas o trastornos digestivos de gatos

Los trastornos digestivos de los gatos comparten muchos síntomas.

Los gatos pueden presentar trastornos o problemas digestivos de manera frecuente debido al tipo de dieta que llevan, pero además, por el consumo de algún alimento en mal estado, una infección o porque su sistema es muy sensible.

Al igual muchos animales, los gatos tienen un estómago delicado, particularmente ciertas razas, como los siameses, por lo que son muy susceptibles a padecer enfermedades. De no atenderse a tiempo o cuando se presentan de forma crónica, pueden representar un elevado riesgo para el felino.

Te recomendamos: ¿Por qué tu gato siempre sabe cómo volver a casa?

Trastornos gastrointestinales de los gatos

De manera general, los síntomas de los trastornos gastrointestinales más comunes en los gatos son: diarrea, proliferación bacteriana, malabsorción, colitis, insuficiencia pancreática y dolor. Y se presentan en enfermedades como:

1. Diarrea crónica. Producida por una inoportuna secreción y por la absorción de fluidos por medio de la mucosa intestinal, generada por la proliferación de bacterias y baja motilidad estomacal.

2. Colitis. Es la inflamación de colon y/o recto que produce una incómoda y frecuente emisión de heces, acompañada de flatulencia, restos de sangre y dolor abdominal.

3. Gastritis. El estómago de un gato puede verse afectado por inflamaciones aisladas agudas o crónicas, originada la ingestión de alimentos en mal estado, medicamentos, productos tóxicos o sustancias no alimentarias.

4. Parasitosis. El intestino puede albergar numerosos parásitos, siendo los más frecuentes los gusanos, como Ascaris y Dipylidium. Estos parásitos ocasionan diarreas, trastornos digestivos y pérdida de peso y, si son muy numerosos, pueden incluso obstruir completamente la luz del intestino y provocar oclusión intestinal.

5. Lipidosis hepática. Conocida también como síndrome del hígado graso, consiste en la acumulación de grasas en el hígado, en cantidades tan grandes que bloquean el funcionamiento de este órgano. Es muy común en gatos con obesidad.

No te pierdas: 7 tips para bañar a tu gato por primera vez

La base del tratamiento para los problemas digestivos de los gatos, además de los medicamentos, es la alimentación. La administración de una dieta rica o pobre en grasas y proteínas dependerá del tipo de trastorno y del estado físico del gatito. Para ello, es fundamental que sea revisado previamente por su veterinario.

(Con información de muymascotas y cosasdegatos.com)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: