Siete señales que indican que discutes sin sentido

No se trata de pasarte el tiempo peleando con esas personas molestas, simplemente queremos enseñarte a discutir inteligentemente

12/12/2016 11:36
AA

El objetivo de la discusión no es ganar sino llegar a un acuerdo y, de cierta forma, cambiar la perspectiva sobre el asunto.

Dicen que para una pelea se necesitan dos, así que lo mejor es que no seas uno de ellos. Aunque sabes que en el mundo hay personas que son imposibles tolerar y que a veces por más que lo intentes, simplemente no te puede llevar bien con ellas, no necesitas gritarle de maldiciones para ganar una pelea.

No se trata de pasarte el tiempo peleando con esas personas molestas, simplemente queremos enseñarte a discutir inteligentemente. Existen maneras ingeniosas, sarcásticas y con doble sentido que puedes emplear para vencer a tu oponente sin ser grosera.

  1. Buscan pretextos continuamente

La persona que no asume su responsabilidad y busca pretextos continuamente no está preparada para dar un paso que se necesita para llegar a un entendimiento. Cuando tu interlocutor miente y recurre a excusas para explicar sus palabras o comportamientos, en el fondo lo que deseas es rehuir su responsabilidad o simplemente “salirse con la suya”, haciendo que prevalezcan sus intereses sin tener en cuenta las necesidades de los demás.

  1. Se hacen pasar por víctimas

Si tu interlocutor inmediatamente asume el rol de víctima, será muy difícil hacerle entender que tiene alguna responsabilidad en lo ocurrido. Cuando una persona solo se lamenta por lo que ocurre, echándole la culpa a los demás, al destino o a la mala suerte, es difícil que asuma un papel proactivo y que se pueda avanzar en la discusión.

  1. Usan un tono condescendiente o impositivo

Hay personas muy egocéntricas, que se sienten por encima de los demás y creen que solo sus argumentos son válidos ya que piensan que son poseedoras de la verdad absoluta. Generalmente estas personas no discuten para llegar a un entendimiento sino para imponer su opinión, por lo que resulta muy difícil hablar con ellas y ganar un poco de terreno.

  1. No muestran señales se empatía

Nuestro cerebro está “cableado” para sentir empatía. Las neuronas espejo se activan ante el dolor o la alegría de los demás, razón por la cual, las emociones son “contagiosas”. La empatía es fundamental para llegar a un entendimiento, sin esta cualquier discusión está abocada al fracaso ya que cada interlocutor se parapetará en su posición y no dará su brazo a torcer.

  1. Te atacan verbalmente

Cuando una persona entra en “modo agresivo”, es mejor detener la conversación inmediatamente porque es muy difícil retomarla por buen camino. La agresividad es una señal de que el cerebro emocional ha tomado el mando, por lo que será muy complicado dialogar y razonar con esa persona.

  1. Lanzan recriminaciones

En ocasiones las discusiones generan emociones negativas, pero si la persona tiene la esperanza de que se puede llegar a un entendimiento, no hay nada perdido. Sin embargo, en muchas ocasiones, sobre todo en las relaciones de larga data, una de las dos personas cree que la batalla está perdida de antemano, por lo que en vez de discutir con el ánimo de llegar a una solución, se limita a lanzar recriminaciones.

  1. No te respetan

Cualquier discusión se debe realizar desde el respeto a la individualidad. Aunque existan opiniones diferentes, cada interlocutor debe respetar al otro y no utilizar palabras denigrantes- Si no es así y se traspasan ciertas barreras, es mejor poner punto final a la conversación, al menos hasta que se calmen los ánimos.

(Con información de Rincón de la Psicología).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: