9% de mexicanos son hipocondríacos

Especialista dice que aquellos que magnifican sus malestares fueron sobreprotegidos en su niñez o convivieron con enfermos crónicos.

06/05/2010 1:05
AA

Un ataque de ansiedad provocó que Leticia saliera corriendo de la sala de cine, gritando al novio “me va a dar un infarto, llévame al doctor”, por lo que de inmediato fue conducida al hospital donde los médicos, luego de una valoración exhaustiva, concluyeron que la joven sufría de hipocondría, un trastorno mental que afecta a más del 9 por ciento de la población mexicana.

La especialista Rosalba Bueno-Osawa, miembro de la Sociedad Psicoanalítica de México, explicó que Leticia, después de recorrer distintos hospitales, donde el diagnóstico era el mismo, estaba completamente sana, acudió a su consultorio donde comprendió algo tan sencillo que un infarto jamás le hubiese permitido tener la fuerza de salir corriendo.

“El hipocondriaco es una personal a la que le duele la cabeza y que piensa que tiene un tumor, que su estado de salud es muy grave y por lo tanto se someten a todo tipo de estudios como tomografías o neuroescaner.

“Si siente una pequeña palpitación, piensa que va a sufrir en cualquier momento un infarto y por ello exigen a su médico chequeos de cardiología que a resultan muy costosos, y una serie de medicamentos para controlar la presión”, dijo en entrevista.

En México los hospitales públicos y privados suelen, en diversas ocasiones, saturarse con pacientes que creen que tienen una enfermedad muy grave y que a pesar de que el médico afirma lo contrario, luego de efectuarle todo tipo de análisis clínicos, siguen insistiendo que algo malo padecen.

“Y van de médico en médico, buscando al que le diga que sí está muy enfermo y necesita someterse a un tratamiento. Estas personas traducen sus estados emocionales como síntomas en su cuerpo.

“Hay que dejar en claro que esta gente no finge y no miente, se siente verdaderamente enferma, por ejemplo, si le duele la cabeza, realmente le duele la cabeza, aquí el problema es que lo magnifica y que le da explicación irreal como padecer un tumor. Tal vez siente ese dolor, como a todos nos ha sucedido, por no dormir bien, por estrés, cansancio”.

El hipocondriaco puede llegar a extremos, es decir, si siente que su riñón le está fallando, exige ser intervenido quirúrgicamente. “A veces presionan tanto a su médico, que lo convencen y llegan a operarlos por cautela, y luego se corrobora que no había nada, que no había justificación”.

En el Hospital General Regional “Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro”, del Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS, la doctora Rebeca García Varona presentó un informe donde detalló que “hasta el 50 por ciento de las personas que acuden a consulta externa sufren este padecimiento, pero sólo 5 pacientes llegan mensualmente al Área de Psiquiatría ya que, muchas veces, rechazan ayuda especializada. Una vez que se les detecta el padecimiento, son tratados con terapia psicológica y fármacos”.

Hay múltiples causas que desencadenan el trastorno hipocondríaco, entre ellas que el paciente, en su niñez, haya tenido contacto con personas que padecían enfermedades crónicas y los hayan visto fallecer, o simplemente, fueron muy sobreprotegidos durante su infancia.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: