A mayor peso, más problemas de fertilidad

Según estudio, las mujeres con obesas tienen menos posibilidades de quedarse embarazadas con los tratamientos de Fertilización in Vitro.

28/08/2011 2:01
AA

Ya anteriormente se consideraba que una mujer embarazada mientras “más gordita” estuviera tendría mayores posibilidades de tener un  “bebé más sanito”, pero hoy se sabe que es todo lo contrario, que la obesidad puede causar severos problemas durante el parto, e incluso  algunas mujeres son estériles por contar con varios “kilitos de más”.

Así, en el Instituto Nacional de Perinatología se atiende a embarazadas obesas al considerarse que es un embarazo de alto riesgo; por otra parte en clínicas de fertilidad entre los  análisis que se realizan se encuentran los de medición de grasa en la sangre. 

Pero ahora, investigadores han descubierto que las mujeres con sobrepeso u obesas tienen menos posibilidades de quedarse embarazadas con los tratamientos Fertilización in Vitro que aquellas que tienen un peso normal.

“Los fracasos del tratamiento y el embarazo se incrementan con la obesidad de manera significativa y comienzan cuando la mujer sufre sobrepeso”, explica la coordinadora del estudio, Barbara Luke.

La investigación se ha basado en un sistema de información que incluyó más del 90 por ciento de los tratamientos de FIV realizados en Estados Unidos, lo que supone 150 mil ciclos de tratamiento de fertilidad realizados en 2007 y 2008 en 361 centros diferentes.

Para cada ciclo, el sistema de información incluye si el ciclo se cancela, si conduce a un embarazo, y si el embarazo terminó por un aborto involuntario o muerte del feto, o si la mujer dio a luz a un bebé vivo. Para la mayoría de los ciclos también había datos sobre la altura y el peso de las mujeres antes de iniciar el tratamiento.

El análisis de estos datos ha mostrado que, desde el principio hasta el final del tratamiento de fertilidad, las mujeres obesas tenían peores resultados.

Alrededor de un nueve por ciento de los ciclos en mujeres con peso normal se interrumpió de forma anticipada, en comparación con el 16 por ciento de los ciclos en las mujeres con un índice de masa corporal superior a 50, lo que equivale a una mujer de 160 centímetros que pesa más de 136 kilogramos.

Las mujeres con peso normal tenían un 43 por ciento de posibilidades de quedarse embarazadas en los ciclos que utilizaban sus propios óvulos durante la FIV, en comparación con el 36 por ciento de las mujeres con exceso de peso.

Entre las mujeres que se quedaron embarazadas, la tendencia se mantuvo y las mujeres con más peso tenían cerca del doble de probabilidades de perder el bebé.

 “A las mujeres con sobrepeso y obesidad que están intentando quedarse embarazadas, les podría ayudar incluso perder tan sólo un poco de peso”, según afirma el especialista en infertilidad de la Universidad de Maryland Medical Center de Baltimore (Estados Unidos), Howard McClamrock, que no participó en el estudio.

Según McClamrock, “este es un problema constante porque a las mujeres les gustaría perder peso pero normalmente no pueden esperar tanto tiempo”.

“Se sabe que el sobrepeso y la obesidad no son buenos para la fecundación ‘in vitro’, pero no sabemos cuál es el origen del problema y dónde están los efectos negativos”, reconoce Brian Cooper del Mid-lowa Fertility in Clive, quien tampoco participó en el estudio.

Estudios anteriores también han sugerido la conexión entre un peso excesivo y peores resultados con la técnica de fecundación in vitro pero ninguno ha mostrado si el peso es el responsable directo de los problemas reproductivos.

“Una explicación adicional es que el tejido adiposo libera estrógeno, el cual engaña al cerebro haciéndole creer que los ovarios están funcionando, cuando en realidad no lo están, por lo que no hace su parte para poner los ovarios en marcha”, explica Cooper.

Lucas y compañeros de investigación aseguran que “las mujeres delgadas y obesas pueden tener diferentes causas de infertilidad” y añaden que “no hay datos sobre los factores de estilo de vida que pueden afectar al éxito de la fecundación in vitro, o cualquier otro dato sobre las parejas masculinas”.

 “Las mujeres delgadas y de peso normal, por lo general, presentaban tasas más altas de la endometriosis, células del revestimiento del útero que crece en otros órganos. Mientras que el síndrome de ovario poliquístico, cuando los ovarios aumentan de tamaño y contienen varios quistes pequeños, fueron más frecuentes en mujeres con mucho peso”, detallan los investigadores.

Cooper asegura que “el peso todavía no es un problema tan importante para la fertilidad como la edad o el tabaco pero, aunque el peso no lo sea todo, es un factor importante que hay que controlar y motivar la pérdida de peso aunque sea leve porque puede ayudar a que las mujeres con sobrepeso y obesas se quede embarazadas”, concluye el experto. (Con información europapress)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: