¿A qué se deben las hemorragias nasales?

Este tipo de sangrados, en su mayoría, suelen ser leves. Sin embargo, es importante acudir al médico si las molestias persisten.

06/10/2014 3:17
AA

La epistaxis, comúnmente conocida como hemorragia nasal, es la pérdida de sangre desde el interior de la nariz.

Esta sangre que “gotea” procede de los vasos sanguíneos que irrigan el recubrimiento interno de la nariz, o mucosa nasal. Estos vasos se extienden unos 11 centímetros desde los orificios externos hacia atrás, a la altura de las orejas, explicó Miguel Armengot, presidente de la Comisión de Rinología y Alergia de la Sociedad Española de Otorrinolaringología. 

En estos casos puede sangrar una o las dos fosas nasales, aunque lo más común es que sólo sangre una. 
 
Una hemorragia bilateral se origina por un trastorno de la coagulación, una enfermedad hematológica o hepática grave, hipertensión arterial o la toma de anticoagulantes como la aspirina.
 
La mucosa nasal que sangra con mayor frecuencia es la parte anterior del tabique nasal, comúnmente leve y de poca gravedad.
 
Cuando procede de la parte posterior de la nariz, de la zona de la arteria esfenopalatina, la hemorragia es severa y puede ser grave, pues la sangre fluye por la nariz y por la boca cuando el paciente inclina la cabeza hacia atrás.
 
El experto explicó que las causas son muchas y el significado clínico varía, aunque lo más común es que no sean de importancia y su origen sea por tocarse en exceso, la sequedad ambiental o la rinitis. 
 
Por otro lado, dijo, puede ser manifestación de una enfermedad grave, como leucemia, tumor maligno, enfermedad hepática o hipertensión arterial.
 
Las hemorragias nasales en menores siempre requieren una revisión de especialistas, aunque mayormente sean leves, indicó Armengot.
 
Algunos varones adolescentes, exclusivamente, sufren de hemorragias unilaterales y después bilaterales, además de obstrucción nasal; por lo que es importante descartar algún tumor angiofibroma nasofaríngeo.
 
Ante una hemorragia, señaló el especialista, se debe tapar la nariz, presionando con los dedos, inclinar la cabeza hacia adelante y esperar unos minutos. Si no para, acudir a urgencias. Es importante estar sentado para no tragar sangre.
 
Al terminar la hemorragia y durante las 24 horas siguientes debe evitarse realizar esfuerzos y no tomar medicamentos anticoagulantes, como las aspirinas.
 
Si la hemorragia es continua o se acompaña de síntomas como obstrucción nasal, mucosidad, dolor de cabeza, fiebre, cansancio, palidez de piel, manchas en la piel o sangrado de encías, es necesario acudir al médico (Con información de Infosalus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: