Aceite de oliva y nueces, buenos para el corazón

Consumir una dieta mediterránea, enriquecida con un litro de este aceite a la semana y frutos secos, reducen riesgo cardiovascular.

25/02/2013 12:46
AA

 De acuerdo con un nuevo estudio publicado en The New England Journal of Medicine, es posible reducir los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares al consumir una dieta mediterránea, pero que contenga aceite de oliva extra virgen y frutos secos, en su mayoría, estos deben ser nueces.

De acuerdo con los expertos en el tema, la primera causa de muerte en el mundo son este tipo de enfermedades, pero puede reducirse con un estilo de vida saludable, el cual incluye comer diariamente 30 gramos de frutos secos y que el 50% de ellos sean nueces, “con estos alimentos reducimos hasta en 49%49% la posibilidad de sufrir un ictus o accidente vascular cerebral”, afirmó Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación.

El ensayo, denominado Predimed, es uno de los mayores estudios clínicos de nutrición que se han hecho nunca en el mundo y sus resultados van a permitir cambiar la política nutricional a nivel global, ha asegurado el doctor Joaquín Arenas, director del Instituto de Salud Carlos III, que ha aportado casi siete de los ocho millones de euros de la financiación total.

Las primeras investigaciones sobre la dieta mediterránea se iniciaron en los años sesenta al analizar la prevalencia de la enfermedad cardiovascular en distintos países. Mientras que en Estados Unidos era del 4.6%, en Grecia, en concreto, en la isla de Creta, apenas llegaba al 0.5%.

Estos datos fueron los que han impulsado a diferentes investigadores a evaluar qué beneficios aporta el consumir este tipo de dietas y por qué.

El doctor Ramón Estruch, coordinador del programa de Nutrición del CIBERobn y del estudio, que ha contado con más de 200 investigadores, indicó que luego de 10 años de estudio con siete mil 447 voluntarios, hombres y mujeres de 55 a 80 años que tenían un alto riesgo de padecer enfermedad cardiovascular pero que aún no la habían desarrollado, redujeron considerablemente ese riesgo al cambiar su estilo de alimentación.

Los participantes fueron distribuidos en tres grupos en función de la alimentación: dieta mediterránea con aceite de oliva virgen (un litro a la semana), dieta mediterránea con frutos secos (30 gramos al día) y dieta baja en todo tipo de grasas, a los que se les daban listas de la compra por estación y menús y recetas.

Para comprobar que las personas estaban consumiendo lo que se les había recomendado, se les realizaba un estudio bioquímico cada cierto tiempo, y luego de cinco años de seguir este patrón, se halló que hubo una reducción de 30% en el riesgo de desarrollar enfermedades vasculares.

Según el investigador, estas mejoras no pueden conseguirlas ni los mejores fármacos, y otros de los beneficios que veían las personas, era que perdían peso corporal y disminuían la circunferencia de su cintura con tan solo haber integrado el aceite de oliva extra virgen y las nueces a su dieta diaria.

Uno de los grandes beneficios que halló el experto es que las personas con sobre peso, pueden consumir un litro a la semana de este aceite sin riesgo a engordar más, sino por el contrario, se comprobó que les ayuda a perder peso. (20 minutos)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: