Adherencias pélvicas pueden causar infertilidad

Pueden formarse como resultado de inflamación pélvica, endometriosis o trauma quirúrgico.

05/10/2018 7:20
AA
adherencias pélvicas

Cuando los especialistas en Biología de la Reproducción se refieren a “ovarios pegados”, se debe a la presencia de adherencias pélvicas, las cuales pueden formarse como resultado de inflamación pélvica, endometriosis o trauma quirúrgico.

Las adherencias pélvicas son bandas de tejido cicatrizar que se forman entre los órganos y pueden presentarse a nivel de la pelvis (ovarios, trompas de Falopio, útero, vejiga e intestino), provocando la unión entre sí e imposibilitando la funcionalidad de estos órganos, explica la Dra. Francy M. Altuve Castellano, ginecobstetra adscrita a Reproducción Asistida de Ingenes.

En este sentido, cualquier cirugía abdominal puede poner en riesgo la fertilidad, provocando adherencias. Entre estas cirugías se encuentran: cesáreas, extracción de quistes ováricos, extracción de miomas uterinos, recanalización tubárica, y tratamiento quirúrgico de endometriosis (laparoscopia).

Las adherencias pueden afectar la fertilidad debido a que los ovarios pueden adherirse a otras estructuras, lo que daña su capacidad para liberar óvulos y obstaculiza la fecundación.

También pueden causar daño o bloqueo de las trompas de Falopio e imposibilitar el tránsito del óvulo desde el ovario hasta el útero, aumentando el riesgo de embarazo ectópico, Además de impedir que los espermatozoides se encuentren con el óvulo y lo fertilizan.

Te recomendamos: ¿Qué es la estimulación ovárica y para qué sirve?

Causas de adherencias pélvicas

La principal causa de adherencias es la cirugía previa (70-95%), siendo las cirugías más implicadas las realizadas por peritonitis generalizada, adherensiolisis (quitar adherencias), endometriosis y tumores ginecológicos; entre 5 y 9% de las adherencias son de origen congénito y menos del 1% son idiopáticas (no se conoce su origen).

Otras posibles causas de adherencias pélvicas se cuentan la apendicitis, infecciones en el abdomen y la pelvis, enfermedad inflamatoria pélvica o utilización de DIU.

La formación de adherencias se lleva a cabo por una reacción inflamatoria, con el consiguiente depósito de fibrina, exudado inflamatorio y neovascularización. Posteriormente hay una invasión de fibroblastos y factores de crecimiento, formación de colágeno y maduración del mismo, así como la aparición de adherencias fibrosas.

Síntomas de adherencias pélvicas

La mayoría de las mujeres con adherencias pélvicas no presentan síntomas, pero pueden presentar:

– Dolor pélvico u abdominal crónico

– Obstrucción intestinal

– Menstruaciones dolorosas

– Dispareunia (dolor en relaciones sexuales)

Embarazo ectópico e infertilidad.

Debido a que las adherencias pueden provocar dolor durante o después de tener relaciones, muchas parejas evitan el sexo, y si esto sucede durante la época más fértil de la mujer, evidentemente, impide la concepción.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico de adherencias puede ser difícil, se deben tener en cuenta los antecedentes de cirugías, o inflamaciones pélvicas o de endometriosis.

La ecografía transvaginal no ofrece un diagnóstico preciso, sólo sirve de referencia al encontrar ovarios muy fijos o muy en relación con el útero, distorsión de la anatomía, hallazgos de endometriosis (endometriomas), posición hacia atrás del útero (retroversión uterina).

El diagnóstico definitivo de las adherencias y su real compromiso en el dolor y la fertilidad, se realiza a través de la laparoscopia, examen realizado con una cámara tubular ingresada al abdomen con la paciente anestesiada y en quirófano.

Las técnicas mínimamente invasivas, como la laparoscopia, reducen el riesgo de formación de adherencias nuevas, pero no las eliminan por completo. Durante este procedimiento se pueden separar las adherencias permitiendo el movimiento normal del órgano; sin embargo, el riesgo de presentar más adherencias aumenta a medida que incrementa el número de cirugías.

La mejor opción cuando se busca lograr un bebé es la Fertilización In Vitro (FIV), tratamiento de elección gracias a que hace posible aspirar los óvulos directamente de los ovarios, fertilizados en un laboratorio y colocar los embriones con mayor poder de implantación en la cavidad uterina, indica la Dra. Altuve Castellano.

Esta técnica hace que las trompas de Falopio ya no sean indispensables y ofrece una mayor probabilidad de embarazo.

Para ello, Ingenes cuenta con médicos especializados en el área de reproducción, quienes les realizarán las pruebas de infertilidad necesarias y podrá brindarles un diagnóstico correcto, además las mejores opciones de tratamiento para cumplir el sueño de tener un bebé en casa. Conoce más en https://www.ingenes.com/

 

Con información de: Dra. Francy M. Altuve Castellano

Gineco Obstetra adscrita a Reproducción Asistida

Cédula Profesional: 10162454


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: