Adicción a videojuegos causa depresión

Investigaciones descubren que los videojuegos generan problemas para que los niños se puedan relacionar con otros menores y les causa depresión.

18/01/2011 10:03
AA

Diversas investigaciones han establecido que los videojuegos pueden llevar a una adicción, la cual a su vez pueden llevar a diversos trastornos, como déficit de atención y tolerancia a la violencia. Estos daños a la mente infantil preocupan cada vez más a los especialistas, pues cada vez se amplía más la gama de estas alteraciones que ahora incluyen la depresión.

Acode a un nuevo estudio encabezado por  Douglas A. Gentile, profesor asociado de psicología de la Universidad Estatal de Utah en Ames, la adicción que provocan los videojuegos genera problemas para que los niños se puedan relacionar con otros menores, lo cual les causa ansiedad y depresión.

Los problemas para que “encajen” con otros infantes, deriva de que la adicción a los videojuegos los hace niños más impulsivos: “A partir de otros estudios sabíamos que la adicción a los videojuegos se parece a otras adicciones. Pero lo que no estaba claro es qué sucedía luego. Los juegos podrían ser un problema secundario. Tal vez los niños que son socialmente torpes, a quienes no les va bien en la escuela, se deprimen y entonces se refugian en los videojuegos. En realidad no sabíamos si los juegos eran importantes en sí, o qué ponía a los niños en riesgo de adicción”, subrayó el investigador.

Para los científicos, apuntó, ha sido impactante el resultado de esta investigación: “La sorpresa real vino de observar los resultados, porque habíamos supuesto que la depresión podía ser el problema real, pero encontramos que en los niños que comenzaban a jugar patológicamente, la depresión y la ansiedad empeoraban. Y cuando dejaban de jugar, la depresión se iba. Tal vez estos trastornos (coexistan), pero los juegos parecen empeorar el problema”.

Gentile aclaró que no es lo mismo el gusto a los videojuegos que la adicción, pues “algunos niños pueden jugar mucho sin que tenga un efecto sobre sus vidas. Podría ser adicción cuando se observan otras áreas de la vida del niño en que sufre. Los padres podrían notar que un niño no tiene los mismos amigos ya, o que juega videojuegos en su habitación todo el tiempo. O tal vez el rendimiento escolar sufra”.
 
Es adicción cuando se juega más de treinta horas por semana, no hay relación positiva con otros infantes, y hay una mayor impulsividad.
 
El científico indicó que si bien no se establece con claridad la depresión con esta adicción, el hecho es que “jugar precede a la depresión. No sabemos si en realidad es causal, pero jugar tiene un efecto propio, y no se puede simplemente ignorar el juego y tratar la depresión”.
 
Agregó: “En este estudio, parece que los niños que jugaban menos de 19 horas por semana no lo hacían de forma patológica, así que no más de dos horas al día”.
 
Además, los videojuegos pueden conducir a un bajo rendimiento escolar, pues “jugar se toma un tiempo que podría pasarse en actividades con un beneficio educativo”. En todo caso, la recomendación es que los niños jueguen sólo durante dos horas.  (Con información de MedlinePlus)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: