Adicción al agua es un trastorno alimenticio

El agua es el único nutrimento del que nuestro cuerpo no puede prescindir, pero abusar de su consumo puede provocarnos daño en los riñones.

17/05/2011 7:50
AA

¿Sabías que el agua es un nutrimento y que su consumo afecta positiva o negativamente tu funcionamiento metabólico?

El agua es el líquido por excelencia que nos mantiene hidratados y la base de nuestras funciones orgánicas, pues el 70% de nosotros es agua.

En entrevista con SUMEDICO, la nutrióloga Ana María González(*) dijo que el agua es de vital importancia porque casi todos nuestros procesos químicos  se llevan a cabo en una base de agua y además es el único nutrimento del que nuestro cuerpo no puede prescindir.

Al igual que las proteínas, vitaminas, lípidos y demás nutrientes que consumimos, el agua es considerada nutrimento porque afecta al metabolismo, sin embargo, a diferencia de los demás, que podemos vivir largo tiempo perfectamente sin consumir alguno de los nutrimentos, sin el agua, cuando mucho viviremos 48 horas.

 La especialista indica que todos hemos experimentado la deshidratación en algún momento, algunos incluso varias veces al día, pues “tener sed ya es una alarma de deshidratación por ello debemos tomar agua a lo largo del día para no experimentarla”.

Ana María González dice que de acuerdo con estudios en salud, las personas necesitan un mililitro de agua por cada caloría consumida, pero como es imposible saberlo con exactitud, se maneja el estándar promedio de la Secretaría de Salud que dice que los mexicanos consumimos dos mil calorías al día y por lo tanto necesitamos dos litros de agua, correspondiente a ocho vasos.

Sin embargo, no debemos consumirla tampoco en exceso porque lejos de conseguir resultados saludables, la nutrióloga dice que sólo lograremos dañar nuestro riñón.

El agua no provoca adelgazamiento

“Muchas personas cuando quieren bajar de peso empiezan a tomar más agua, y está bien incluso hasta 2.5 litros al día, es especial en esta época de calor, pero nunca exceder los tres litros a menos que seamos atletas de alto rendimiento y que pasemos entrenando horas”, dice la especialista.

De acuerdo con la nutrióloga, el beber agua con más frecuencia y en un poco más de cantidad sí ayuda a reducir el peso porque acelera el metabolismo y ayuda a mantenerlo estable, sin embargo, por sí sola no provocará adelgazamiento en la persona, pero si puede provocarle un trastorno alimenticio no identificado.

“Es muy raro que alguien presente una adicción al agua pero puede ser y hay que estar muy atentos a ello, pues al dañar nuestro riñón por hacerlo trabajar de más provocamos que de alguna manera nuestro cuerpo no aproveche los nutrientes solubles en el agua que son la mayoría”, indica Ana María González.

Aunque, según la especialista, no se tienen documentados muchos casos en donde el exceso de agua le provoque la muerte a alguien, el daño causado al riñón puede llegar a ser irreversible y que al final sí pueda llevar a la persona a morir.

Por ello, dice la especialista hay que tomar en cuenta todos los líquidos que estamos ingiriendo y no sólo al agua natural como tal.

Frutas y jugos también cuentan

Generalmente las personas cuentan los litros de agua simple que toman al día para “llegar cuando menos al litro y medio”, sin embargo, dice la nutrióloga también debemos de contemplar sopas y caldos, frutas y verduras así como aguas de sabor y jugos ya sean naturales o industrializados porque todo eso tiene agua y no lo debemos perder de vista.

La historia es diferente en cuanto al café y al té se trata, pues estos, al ser diuréticos no se cuentan, “así como entran del organismo salen sin ninguna dificultad y no afectan al conteo”, dice Ana María González.

 Saber qué es considerado agua y qué no es de vital importancia para no sobrecargar al riñón y caer hasta involuntariamente en un trastorno alimenticio como la adicción al agua.

Los signos que pueden alertarnos que estamos abusando del agua son:

  • Dolor en la parte baja de la espalda
  • Malestar generalizado como si fuera una gripa
  • Temperatura elevada
  • Sangre en la orina
  • Orina muy oscura o que huela mal
  • Ante cualquiera de estas anomalías hay que ir con urólogo a la brevedad.

 

(*)Ana María González. Nutrióloga de Alimetría

anamari@alimetria.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: