Adictos al sexo no admiten el padecimiento

La adicción al sexo comienza cuando la actividad y el deseo interfieren en la capacidad de decisión de la persona, dicen especialistas.

14/02/2012 3:23
AA
Alrededor del 6 por ciento de la población mundial padece adicción al sexo, señalan los expertos en el tema, y un estudio publicado en American Journal of Psychiatry indica que “las cifras están infravaloradas porque esta conducta se vive en secreto debido a que causa pudor, es vergonzante y clandestina”.
 
Esta situación es corroborada por Javier Pujols, codirector del Instituto de Sexología de Barcelona, quien afirma que se desconoce la prevalencia del comportamiento sexual compulsivo, ya que, a diferencia de otras adicciones que “pueden tratarse en centros públicos o privados, en el caso de sexo-adicción contamos con un abordaje público, de ahí la dificultad para contar con estadísticas”.
 
De acuerdo con el especialista, al menos en España se contabilizan alrededor de 40 a 50 casos nuevos cada año, cifra que va aumentando. 
 
En el centro de Atención e Investigación de Socioadicciones (AIS), reconocen que aun cuando los primeros casos se registraron en 2001, lo cierto es que eso no indica que la patología no existiese antes, pero sí se ha registrado un aumento de pacientes, y cada vez más “las víctimas de la patología o sus familiares entienden y aceptan que han de solicitar ayuda de algún profesional”.
 
“Las personas con comportamiento sexual compulsivo se vuelven adictas a los cambios neuroquímicos que se producen en su cuerpo y en su cerebro durante el acto sexual, como los heroinómanos se enganchan a la heroína”, señaló en 1970 Patrik Carnes, del Centro de Tratamiento Meadwos, en Arizona, Estados Unidos, autor del término “adicción”.
 
En ese sentido Vega González, del AIS, señala que el sexo se convierte en una adicción cuando “interfiere en la vida cotidiana y se mantiene a pesar de las consecuencias negativas, si la persona ha perdido la capacidad de controlar este comportamiento y de escoger libremente si se lleva a cabo o no, entonces estamos hablando de adicción y por tanto de una patología”.
 
La especialista considera que internet ha complicado las cosas, ya que además de existir una gran cantidad de información pornográfica en la red, la posibilidad de tener sexo con desconocidos aumenta formidablemente. 
 
Para González, la solución no es la prohibición, ya que como a “una persona bulímica no la puedes tratar diciendo que nunca más vuelva a comer, un sexoadicto tampoco tiene que vivir sin sexo el resto de su vida. Se trata de que aprendan a llevar una vida sexual sana y placentera, que reaprendan su conducta sexual, fomente su autoestima y adquiera habilidades para el autocontrol”.
 
“Lo más importante es tomar conciencia de que tienes un problema. Eso sí, es un camino que haces solo, pero se puede salir, aunque sea duro, como también es duro que la sociedad no lo comprenda ni le interese”, concluyó al respecto Daniel, adicto al sexo y paciente del codirector del Instituto de Sexología de Barcelona, Javier Pujols. (Con información de El Mundo)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: