Adolescente brasileña sufre gigantismo

Sus principales problemas iban desde no caber en el autobús y su cama, hasta padecer fuertes migrañas.

30/08/2010 11:41
AA

Ninguna persona se salva del escarnio; al parecer, los niveles de aceptación social cada vez cotizan más arriba. No importa si eres muy buena persona cuando eres de baja estatura, o quizás obeso, porque sólo esto último es lo que importa.

Quienes han sufrido semejante discriminación –debido a la baja estatura– quisieran ser altos. Sin embargo, a la adolescente brasileña Elisany Silva la sucede lo contrario. Elisany tiene la ventaja de ser alta, aunque tal vez demasiado.

Tiene apenas 14 años y ya mide más de dos metros; exactamente: 2 metros y 6 centímetros. ¿Su deseo? Ser modelo profesional, lo cual está a punto de lograr, según el diario italiano Corriere della Sera, en un desfile de vestidos de novia.

No obstante, Elisany ha debido enfrentar diversos problemas, tanto de acomodo en el mundo como de discriminación, debido a su estatura.

Por principio de cuentas debe sufrir por cuestiones que pudiera parecen normales para otros: no utiliza el autobús urbano porque no cabe, y cada mañana, al levantarse sufre de fatiga, ya que la cama en la que duerme es demasiado pequeña para ella, y eso le provoca incomodidad.

Constantemente, Elisany debe cuidarse la cabeza para no golpearse en los techos de los lugares a los que va y sufre de migrañas; todo a causa de su estatura.

Desde los 11 años, Elisany comenzó a crecer desmesuradamente. Por desgracia, sus padres no cuentan con los recursos para acudir con especialistas para que les expliquen qué es lo que sucede con el organismo de su hija. De ahí que ser modelo signifique para ella una nueva oportunidad y un cambio radical en su vida.

Según los expertos, lo que sucede con Elisany es que sufre de gigantismo, una enfermedad hormonal que surge debido a la excesiva secreción de la hormona del crecimiento, durante la edad en que es necesario crecer, antes de que cierre la epífisis del hueso. Cuando sucede posterior al cierre de la epífisis, se le llama acromegalia.

De acuerdo a lo que dictan los estudiosos, Elisany ha crecido 15 centímetros al año.

El tratamiento contra el gigantismo consiste en la cirugía, cuando los tumores tienen los bordes bien definidos, y suele haber una curación de cerca del 80% de los casos. Cuando no se puede intervenir al enfermo quirúrgicamente, lo recomendable es actuar con medicamentos (análogos de somatostatina) que reducen la secreción.

El de Elisany no es el único caso en Brasil; existe el antecedente de un joven de 2.24 metros y 25 años, cuyo tratamiento costaba 3 mil euros al mes.

Un personaje importante de la literatura mundial, Julio Cortázar, sufrió de gigantismo. Se dice, incluso, que se duda de que su cuerpo en realidad haya estado sepultad en la tumba de Montparnasse, ya que ésta no corresponde a las medidas del escritor argentino.
 

 

Con información de El Universal


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: