Adolescentes, “atrapados” en las redes sociales

En lugar de prohibir, se debe ayudarlo a que desarrolle un uso responsable de los recursos que se encuentran en internet para socializar.

26/01/2012 9:03
AA

Según las estadísticas, México está entre los primeros lugares en el mundo de usuarios con Facebook, pero también se cuentan otras redes sociales como My Space o Twitter y el uso de mensajeros instantáneos, esto ha sido un tema de gran preocupación para los padres de adolescentes que no logran que sus hijos duerman las horas adecuadas por estar conectados todo el tiempo a internet.

 Incluso, en muchas ocasiones los mismos padres han fomentado esta “eterna conexión” al regalar a sus hijos télefonos como el smartphones y ahora no saben cómo lograr que se desconecten de la virtualidad y se conecten con la realidad, pero todo esto es una situación generacional según explicó la psicóloga Karina Anaya (*) a SUMEDICO.

 Los jóvenes forman parte de una generación conocida como la generación “Y” o “del milenio” cuyas características resaltables para este caso son:
 

  • Ver a la tecnología de forma amigable y como el factor que les hace la vida más fácil
  • Su modelo de socialización se apoya en la globalización que las tecnologías les han permitido
  • En cuestión de segundos pueden hablar con alguien de Europa, África y América.

Por otro lado, es una moda de su generación a la que se le atribuyen muchas ventajas como estar conectado en cualquier parte con tus amigos, ser localizable, estar actualizado y a la moda, pero no sólo eso, sino que “además se puede chismear en todo momento y sin que te escuchen”.

Hay un claro sentido de inclusión al formar parte de un grupo que sabe usar la tecnología, dijo la especialista.

No hay que satanizar

 “Usar las redes sociales no es algo malo en sí mismo, el problema ha estado en el significado que se le da y el querer sustituir con un intercambio de información vía internet el hecho de desarrollar un vínculo afectivo con las personas”,  afirmó la especialista.

De acuerdo con la psicóloga, la web permite compartir muchas cosas y encontrar información de todo tipo, pero el caso aquí es que los jóvenes lo usan como una forma de ventilar la vida privada, pero no la de ellos, sino la de otros con los chismográfos que son vehículos para agradar o para destruir, y esto es lo que no es muy sano.

“Una red social es un recurso más de expresión y comunicación pero no suple el trabajo personal que implica hacer amigos, saber convivir con ellos, cerrar vínculos amorosos, enfrentar al otro para ponerle límites o pedirle respeto”, dijo.

Consejos para combatir la adicción

Para ayudar a un adolescente, la especialista señala que “lo principal es establecer comunicación con el joven, para ello hay que observarlo, tratar de sondear cual es el atractivo que él encuentra en Facebook o la red social de su predilección con el fin de acercarse a conocer su mundo sin juzgarlo”, recomienda Karina Anaya, pues “los jóvenes se ponen reticentes y desconfiados cuando el adulto critica una actividad que ellos consideran aspecto importante de su vida”.

Aliarse a la situación, es decir en lugar de prohibir el uso de la red, ayudarlo a que desarrolle un uso responsable de la red social.

Para lograrlo, la especialista recomienda lanzar mensajes que le ayuden a reflexionar sobre el uso prudente de este recurso,” no como consejos morales, sino como autodescubrimientos que el logre”.

Esto, porque según la especialista los jóvenes se impactan más con cosas que ellos descubren, por ejemplo, abrir una plática donde tú como adulto le consultes al joven alguna de las siguientes preguntas:

1.¿Cuánto tiempo puede estar en internet un video personal, que se haya subido?
2.¿Qué pasaría con la reputación de alguien si se subiera un chiste de él/ella a Facebook?
3. ¿Cómo controlas la información que de ti se sube a internet?
4.¿Hay riesgos morales, emocionales, entre otras, para los usuarios de redes sociales?

La intención es que indirectamente el joven analice lo que ocurre cada vez que usa una red y todo siempre en un ambiente amigable para que no se interprete como un regaño.

Incluso, Anaya recomienda que una forma fácil de lograrlo es pedirle que se le enseñe al adulto como usar la red y puede abrir un nuevo canal de comunicación, sin que esto empiece a sustituir más las relaciones reales.

Y para esto será necesario iniciarse en un club deportivo por ejemplo, viajar y darle prioridad a actividades que incluyan una interacción física con otras personas, y sobre todo, dice Karina Anaya “fortalecer su autoestima para que se sientan igual de cómodos socializando en vivo que por internet”, y todo sin regañarlos ni criticarlos.

Pues las redes sociales pueden ayudar a las personas a desinhibirse, y cuidar su imagen frente al otro y ver qué tan aceptado se es, pero siempre da una nueva identidad, aunque el mayor peligro es “desensibilizarse del contacto persona a persona y optar más por una identidad artificial donde vivan lo que les gustaría vivir sin que realmente este ocurriendo y empiecen a desconectarse de su vivir real”.

Y de acuerdo con la psicóloga, esto lleva a otro peligro, el de relacionarse cada vez con más extraños que pudieran ser personas peligrosas y en eso hay que prestar mucha atención, por eso es mejor aliarse al joven y enseñarle como hacer un uso responsable de la red social”, concluyó.

(*) Karina Anaya
Psicóloga
Con-sentido-humano@hotmail.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: