Adolescentes, con embarazos de alto riesgo

Para evitar tragedias las mujeres jóvenes necesitan monitorearse con un ginecobstetra desde que se saben embarazadas, indicó especialista.

09/05/2013 3:43
AA

La etapa medicamente ideal para que una mujer pueda embarazarse, es entre los 20 y los 35 años, porque es cuando su cuerpo ha madurado y la mayoría de sus órganos están listos para comenzar a formar y alimentar a un nuevo ser.

“Las mamas son el único órgano que no madura sino hasta que ocurre el embarazo, una mujer que nunca tiene hijos, jamás logra la madurez de sus mamas”, dijo en entrevista con SUMEDICO, la doctora  Angélica Illescas.

La experta en ginecología y obstetricia señaló que cuando una mujer muy joven se embaraza, las complicaciones que esta etapa traen son muy elevadas, respecto a las que podría llegar a presentar una mujer sana en una edad óptima.

Asimismo señaló que depende en que etapa de la adolescencia ocurrió el embarazo, porque a menor edad, más complicaciones, “tenemos la adolescencia temprana que es de los 10 a los 13 años, la media de los 14 a los 16 y la tardía que es de 17 a 19”, afirmó.

Entre las principales complicaciones por las que atraviesan estas mujeres son:

  • Preeclampsia
  • Diabetes gestacional
  • Partos prematuros
  • Complicaciones perinatales
  • Gran pérdida de sangre
  • Mayor riesgo de muerte perinatal
  • Bebés con bajo peso, hasta un 20% menos que lo ideal
  • Desnutrición
  • Bebés con malformaciones congénitas o síndromes
  • Necesidad de nacimientos por cesárea

Illescas señaló que el tener una cavidad abdominal más pequeña que una mujer adulta, y falta de flexibilidad en los músculos de la zona por inmadurez, provocan severas complicaciones durante el desarrollo del embarazo y al momento del parto, como que el bebé no logre crecer al tamaño adecuado, o que no alcance a pasar por la cavidad pélvica y el nacimiento se convierta en una cesárea de emergencia.

“Sabemos que aun cuando sean adultas, el pesar menos de 45 kilos o medir menos de 1.45 metros implica riesgos similares porque el bebé alcanza su tamaño máximo dentro del útero con una talla mucho menor a lo que debiera tener”, enfatizó.

Para evitar que la salud y la vida de una adolescente embarazada se vea comprometida, Illescas señaló que es de vital importancia que la adolescente comunique de su embarazo en cuanto sepa, “siempre habrá alguien que la apoye, y si no lo cree así, puede acudir sola a buscar ayuda médica en los centros de salud públicos”.

Illescas mencionó que en todo México la mujer es dueña de su cuerpo y puede recibir atención médica especializada y de planificación familiar sin necesidad que un adulto la acompañe, aunque es aconsejable que siempre se sienta apoyada y querida.

Embarazo provoca baja autoestima

La ginecóloga dijo que un embarazo en adolescentes, puede generar además graves daños psicológicos, porque “el varón en cuanto sabe que la chica está embarazada y se aleja, las niñas abiertamente te dicen –no valgo la pena porque él se fue – y esto genera un problema mucho más profundo”, señaló.

La experta mencionó que además existen problemas añadidos como el que la madre de la adolescente tenga trabajo extra porque debe cuidar de su hija y posteriormente del nieto, así como mantener a ambos, porque la menor debe seguir con la escuela.

“En la economía se vuelve una importante carga, porque hay un miembro más que va a demandar recursos”, señaló.

Por ello enfatizó en la importancia y necesidad de llegar a todos los sectores con los métodos de planificación familiar “todo esto lo podemos eliminar con píldoras o parches anticonceptivos, que son gratis en todo México, en los centros de salud aunque no seas derechohabiente”.

La desinformación dijo la experta, poco tiene que ver con el grado de educación y de economía, “hemos ido a dar platicas en la UNAM, la UNITEC o el ITESM, y los jóvenes o saben usar ni un parche anticonceptivo y ni siquiera un preservativo, por ello es que sigue habiendo embarazos”.

Illescas señaló que uno de cada seis embarazos, en México ocurre en una menor de 19 años, “pero la realidad urbana dista mucho de la rural, y es en estas zonas en las que necesitamos llegan con mejores estrategias para que las mujeres se dejen atender, aprendan a planificar y a prevenir enfermedades porque los hombres también son responsables que ellas tengan miedo y las acompañan con machetes para verificar que quien las atienda sea una mujer”, finalizó.

Angélica María Illescas
Ginecóloga, obstetra y psicóloga
aillescas @disfrutaelsermujer.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: