¿Adolescentes con mal humor? ¡Aprende a convivir en paz!

Evita que tus hijos estén enojados, tristes o con baja autoestima

23/03/2017 4:02
AA

La etapa de los adolescentes está llena de cambios como de voz, algunos aspectos del cuerpo, gustos y por supuesto una gran ola de hormonas que les generan alteraciones emocionales.

Uno de estas transformaciones es el cambio de humor, que generalmente es negativo, pero ¿por qué ocurre esto?

El doctor José Luis Carrasco,  director de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, explica que el cambio de humor es normal en la adolescencia, pero como padres hay que estar al pendiente de que no sea frecuente, ya que el problema puede volverse crónico.

“Por lo general, es complejo lidiar con los adolescentes, pero algunas veces la vida con ellos traspasa la complejidad para convertirse en un día a día demasiado difícil. Algunos jóvenes pierden el control de sus vidas en esta etapa, se muestran agresivos, de mal humor la mayor parte del tiempo y da la sensación de que hagamos lo que hagamos no acertamos en nuestras reacciones, ya que todo les molesta», dice.

Mucho ojo con los adolescentes

El especialista indica que hay que alarmarse cuando el mal humor deriva en actitudes agresivas tanto verbales como físicas hacia los demás.

«En muchos casos el problema pasa a ser de grado clínico porque los padres han sido demasiado intolerantes al mal humor adolescente», dice.

De igual manera hay que prestar atención si comienza a sacar malas calificaciones cuando era un buen estudiante, es castigado constantemente, tiene baja autoestima, no se asea y consume alcohol o drogas.

¿Cómo lidiar con el mal humor?

Para ayudar a los padres con adolescentes en casa, el especialista ha creado la guía “para padres con adolescentes malhumorados”, en donde explica las causas de estos comportamientos, la personalidad, carácter, temperamento de los jóvenes, así como las señales que indican mal humor crónico y por supuesto, cómo evitarlo.

Entre los tips que aporta se encuentran los siguientes:

Identifica si el mal humor es crónico

Observa si su comportamiento es más frecuente, si está triste, tiene problemas para relacionarse con los demás o se aísla.

Mentir constantemente, tener problemas con la policía o actitudes que indican pensamientos suicidas también son señales de alerta.

Fomenta la comunicación

No postergues los momentos de comunicarte con tu hijo. Si notas que tiene algún problema, habla de forma clara y tranquila, y si es necesario, acudan con un especialista para que de una mejor orientación.

No creas que “se le pasará”

Elimina las ideas negativas como “es cosa de la edad”, o “ya se le pasará”, porque realmente podría ser un problema de salud mayor.

Respeta su espacio

Acércate sin agobiar, es decir, pregúntale qué le ocurre, qué problemas le afectan y trata de que se abra más al hablar.

No llegues obligándolo a que te diga todo porque sólo empeorarás el momento.

Recuerda que entre más calmado esté, mejor hablará.

No lo provoques

Entiende que su mal humor no es por gusto. Por ello, evita agredirlo verbalmente ni te muestres superior o le des a entender que sólo está exagerando.

«Si respondemos mal sólo conseguiremos desplazar su propia lucha interna a una lucha contra nosotros», menciona.

Lo más importante es recordar que al final el mal humor es un sentimiento, algo que viene y va, y que no se puede controlar.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: