Adoptar hábitos saludables tras un infarto

Una dieta saludable, control de peso y visitas al médico, son conductas que se deben adoptar después de haber padecido un infarto al miocardio.

27/09/2013 2:42
AA
El corazón queda lesionado y sensible después de experimentar un infarto, por ello, es necesario que las personas que lo han padecido (y las que no), comiencen una serie de hábitos saludables para evitar cualquier tipo de alteración en el miocardio, así lo recomiendan especialistas que se encargan de vigilar este órgano vital del cuerpo.
 
“Cuando hay una cardiopatía isquémica (enfermedad ocasionada por la arteriosclerosis de las arterias coronarias) hay una lesión en el corazón, y un vaso sanguíneo puede volver a taparse”, explica el doctor Carlos Manuel Aboitiz Rivera,  cardiólogo y pediatra del hospital  Ángeles Pedregal, por lo cual, señala que lo principal ante este caso es “estar en contacto constante con un médico”.
 
Por definición, un infarto se presenta cuando los vasos sanguíneos que irrigan el corazón se bloquean, impidiendo la llegada de suficiente oxígeno a este órgano. El músculo cardíaco muere o resulta dañado en forma permanente. Los médicos llaman a esto infarto de miocardio.
 
Evitar riesgos
El médico recomienda a pacientes con problemas cardiacos, empezar a evitar ciertos hábitos que ponen en peligro a su corazón como fumar, el consumo de grasas saturadas, de alcohol, sal y azúcar, que pueden afectar de manera significativa a un paciente con riesgo de infarto.
 
Es importante saber que la hipertensión, la diabetes, el sobrepeso son factores de riesgo para sufrir un infarto al miocardio, por lo cual, “el control de estas enfermedades es una medida benéfica para la procurar la salud del paciente, así como realizar ejercicio, éste último, dependerá de las condiciones de la persona, es decir, si no resulta como una contraindicación para su salud”, detalló Aboitiz Rivera.
 
Una dieta saludable
El cardiólogo señaló que la alimentación para mantener un corazón sano, es aquella que se basa en el consumo de frutas, verduras, cereales, semillas, fruta seca, ácidos grasos poliinsaturados como el omega 3 y pescados (preferentemente los de aguas frías).
 
El doctor Aboitiz dijo que con una dieta saludable se puede prevenir la creación de placas, que se pegan a las paredes de las arterias, las cuales pueden ser de grasa, calcio y otras sustancias de la sangre pues según explicó “en el endotelio interior del vaso sanguíneo se forman estas placas hasta que se ocluye por completo e impiden el flujo de la sangre”.
 
Infartos en edades tempranas
Pese a que los infartos ocurren generalmente en personas adultas mayores, los jóvenes también están expuestos a sufrir uno, y esto se debe a factores como el consumo de cocaína, porque “ocurren espasmos del vaso, el cual se colapsa y se cierra” y dijo que un factor desencadenante puede ser la diabetes juvenil, la obesidad o anomalías congénitas de las arterias coronarias, por lo que el especialista recomienda a los jóvenes evitar el consumo de drogas.
 
En el caso de los bebés que llegan a padecer un infarto puede deberse a anomalías coronarias desde el nacimiento, o bien, se trata del síndrome de  “kawasaky”, que es “una enfermedad inflamatoria que presenta fiebre alta, otros trastornos inflamatorios en boca, manos, ganglios, manchas en la piel; se acompaña de inflamación de vasos medianos entre ellas las arterias coronarias, abundó el médico pediatra Aboitiz Rivera.
 
Finalmente el médico del corazón indicó que “se debe tratar de prevenir el primer evento con una dieta saludable, evitar consumo de grasa, realizar ejercicio, y controlar la diabetes o la hipertensión, pues advirtió que luego de un infarto “el tejido ya no se recupera”, por ello, recomienda a los pacientes que tengan alguna condición crónica acudir al médico una vez al mes. 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: