Afinidad modifica percepciones del cerebro

Cuando una persona observa a alguien que le gusta o le desagrada, puede afectar la forma cómo el cerebro procesa sus acciones.

09/10/2012 8:05
AA
Al observar el movimiento de otra persona, regularmente se produce un “efecto espejo”, que sucede cuando las partes del cerebro que son las responsables de las habilidades motoras, se activan, sin embargo un estudio de la Universidad del Sur de California encontró que el ver a una persona que nos disgusta puede afectar la forma como el cerebro procesa sus acciones.
 
La investigación, en la que participó también el Instituto del Cerebro y que se publicó en PLos ONE, explica que cuando al ser humano no le gusta la persona que está observando, la actividad cerebral relacionada con las acciones motoras conducirá a un “tratamiento diferencial”, así por ejemplo, puede parecer que esa persona se mueve más lento.
 
Lisa Aziz-Zadeh, profesora de la Universidad del Sur de California, señala que la investigación se pregunta si los factores sociales influyen en la acción de acciones simples. Los resultados indican que “un sentido abstracto de pertenencia al grupo, y no sólo las diferencias en la apariencia física, puede afectar al procesamiento sensorio-motor básico”.
 
otras investigaciones ya habían puesto en claro que la similitud física o de raza, puede influir en los procesos cerebrales y que existe mayor empatía entre las personas que se parecen.
 
En este estudio, los investigadores controlaron la raza, la edad y el sexo pero introdujeron una historia de fondo para que los participantes se inclinaran a rechazar algunas de las personas que estaban observando. Así, la mitad fueron presentados como los neo-nazis y la otra mitad como personas agradables y de mente abierta. Todos los participantes reclutados para el estudio eran hombres judíos.
 
Los investigadores descubrieron que cuando las personas observaban a alguien que no les gustaba, la parte del cerebro que se activa durante el “efecto espejo” -la corteza premotora ventral derecha- mostró un patrón de actividad diferente para los individuos que no les gustaban, en comparación con los individuos que les eran agradables. Este efecto no se observó cuando los participantes del estudio vieron a las personas a través de videos. 
 
Mona Sobhani, autora principal de la investigación y estudiante del doctorado en Neurociencias, concluye que “algo tan básico como la forma en que procesamos los estímulos visuales de un movimiento es modulada por factores sociales, tales como nuestras relaciones interpersonales y la pertenencia a un grupo social”.
(Con información de europapress.com)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: