Afortunados quienes sobreviven a disparo en la cabeza

De 20 personas que reciben un tiro en la cabeza, 19 mueren en el instante; casos de Salvador Cabañas y congresista de EU son excepciones.

10/01/2011 3:50
AA

Recibir un disparo en la cabeza conlleva a una muerte segura a la víctima, la estadística lo dice, de 20 personas que sufren este tipo de atentado, 19 mueren de inmediato y sólo una sobrevive al ataque.

En la historia reciente, tenemos en México el caso de un personaje público que ha tenido esa suerte, la de sobrevivir a un tiro en la cabeza: el futbolista Salvador Cabañas;  y la congresita de Estados Unidos Gabrielle Giffords, lucha por ser también una de las afortunadas.

El equipo médico que atiende a la mujer, quien fue atacada en Tucson, Arizona prefiere mostrarse cauteloso, pero ya es un avance significativo el hecho de que haya sobrevivido al tiroteo y a la operación quirúrgica de dos horas a la que fue sometida.

Después de la intervención, los médicos encontraron mejoras como que responde a órdenes simples, como lo es apretar la mano de otra persona.

En estos casos, otra variable que es determinante para diagnosticar su estado de salud es la trayectoria que siguió la bala al atravesar el cerebro.

En el caso del futbolista paraguayo, quien jugaba hasta hace un año para el equipo de futbol América de México, la bala quedo alojada en el cerebro, pero sin dañar sus capacidades motrices; mientras que en la congresista Giffords, el proyectil entró por la parte posterior del cráneo y salió por la parte frontal, sólo cruzó por un lado y no tocó áreas del cerebro cuya lesión pudo ser mortal.

La fortuna, advirtió Peter Rhee, traumatólogo que atiende a la congresista es que la bala no permaneció en el cerebro, por lo que no fue necesario extraer gran cantidad de tejido muerto.

Una preocupación es saber si la bala en su trayecto no fragmentó huesos que pudieron viajar através del cerebro causando hemorragias y daños colaterales.

El equipo de especialistas también se enfrenta ahora a la posibilidad de que el cerebro se inflame, lo que causaría un edema cerebral.

Al parecer, la familia pidió a los médicos discreción sobre la trayectoria específica que siguió la bala, con la intención de que la gente no especule cuales podrían ser las posibles secuelas que dejaría el atentado en la congresista.

Se sabe que el proyectil recorrió el hemisferio izquierdo del cerebro, que controla las funciones del razonamiento y del lenguaje.

(Con información de BBC)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: