Afronta los reencuentros familiares de Navidad

Psicóloga brinda consejos para pasarla bien en las fiestas decembrinas durante los encuentros con familiares lejanos, poco conocidos o incómodos.

21/12/2012 12:20
AA

Las épocas decembrinas son indicios de que se aproxima una reunión familiar inminente, lo cual causa alegría a la mayoría de la gente, pero, ¿Por qué le da pavor a algunos llegar a ese día?

A lo que la psicóloga Eugenia Vega(*), comentó, «Ya sea por resentimientos, enojos, miedo o frustración, que no se sientan algunos cómodos con los encuentros familiares de navidad, pero, la postura no es verlo como un problema, sino, ¿Por qué le damos tanta importancia? Simplemente hay disfrutarlo».

“No debe verse como algo trágico el reencuentro familiar, no hay nada que afrontar, no es un problema, es un gusto, en si, hay que analizar ,qué es lo que nos conflictua”, expresó.

En el caso, de un encuentro entre padre e hijo, después de un largo tiempo, siempre hay mucha expectativa, como que “Mis hijos estarán muy contentos de verme”, o, “Mi papá será el mejor el mundo”, ya que existe la idealización, aunque también temor, comentó.

La manera adecuada de prepararse ante un reencuentro de éste tipo sería, a los niños preguntarles qué es lo que esperan, siente, creen que va a pasar, tanto positivamente como negativamente, y disminuir el temor, dijo la especialista.

Ante la idealización, comentar, que puede pasar lo que ellos esperan, pero de no ser el caso, no deben sentirse mal, ya que papá y mamá al igual que cualquier ser humano tienen defectos y virtudes, pero que los quieren mucho, indicó la psicóloga.

En el ámbito de encuentro familiar, “ver a quien descubro en esta cena”, es la mejor forma de pensar. Pues a veces por cuestiones geográficas no se reúnen todos seguido, o porque los padres no viven juntos. Por lo que ante la primera provocación o mal entendido, buscar un aparato para aislarse, como audífonos, videojuegos, etcétera, y no intentar convivir. ¡No es la solución! Señaló Vega.

Es un momento para “Fíjate, nunca lo había tratado a mi primo, pero es muy divertido”, “Cuando hago una broma todos se ríen, ¿Soy realmente gracioso?”, “Mi papá estuvo muy contento de que estuviera con él”, es decir, no sólo ver a quien descubro, sino descubrirse a uno mismo, dejar de ocultarse y disfrutar en comunidad.

Así que los cuatro puntos a considerar ante el conflicto de tener pavor a reunirse con la familia en navidad, son:

  1. Porqué le estoy dando tanta importancia, a esa persona que no me agrada, o que tengo rencillas con ella. ¿No seré yo el que hace el problema más grande al predisponerse?
  2. ¿Es esta persona o mi aguinaldo no fue suficiente?, es decir, tengo deudas, o problemas externos qué reflejo en frustración hacia los otros.
  3. Como ser humano, vivo en comunidad, es importante convivir con más personas.
  4. No debo cerrarme y ver a quién puedo tratar, conocer y quién me puede descubrir.

Puntos, o razonamientos, que suenan sencillos, pero difíciles al momento de intentar llevarlos a la práctica, dijo Vega.

Niños y festividades

Para los niños esta época es muy especial, entonces debes hacérselo lo más agradable y menos dramático posible. Que se queden con un buen recuerdo de la navidad, créale costumbres y pautas para aprender a disfrutar en sociedad, sugirió la especialista.

Como padre fomentar que un niño crezca con tradiciones, debe ser importante, es lo que nos da pertenecía a la sociedad, pues alguien que no se cría con tradiciones, es un adulto que no creen en nada, no van a nada, se muestra apático ante la vida y la sociedad, no siente adherencia alguna con nadie, y siempre lidia con “Sentirse fuera de lugar”, lo que lo orilla a aislarse  de la vida en comunidad,ocasionando graves problemas para socializar y desarrollarse al máximo, agregó.

«En un panorama de padres divorciados, esa situación no tiene que impedir que exista una celebración, hacerles ver que forman parte de una o varias familias es lo ideal», expresó.

Los papás se pueden poner de acuerdo las fechas y horas, en que cada uno convivirá con los hijos, y no utilizarlos como armas para vengarse entre ellos, ya que, los casos en donde se pelean por ellos, molesta mucho a los niños, y puede desencadenar en que de adultos odien la navidad, porque les rememora una etapa de angustia y desunión. Lo ideal es formar un bonito recuerdo, en estas épocas decembrinas, para que en un futuro nuestros hijos no se sientan nunca solos en comunidad, enfatizó la especialista.

Por lo que la especialista concluyó recomendando «desarrollemos la habilidad de auto observación, ya que es más fácil echar la culpa, que afrontar que los del problema somos nosotros».

(*)Eugenia Vega Tirado, psicóloga.

Cel: 044-55-16-54-68-42

eugeniavtirado@gmail.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: