Aguas termales, apoyo a la belleza y la salud

Contienen sales minerales que ayudan a mantener la hidratación de la piel y nuestro cuerpo en general, adicionándose atributos terapéuticos. n

15/07/2011 4:11
AA

El uso de las aguas termales para resaltar la belleza de la piel es una de las principales recomendaciones en la época actual, sin embargo desde las culturas ancestrales se han utilizado este tipo de baños en beneficio de la salud, principalmente para combatir inflamación y dolor, por lo que su mayor utilidad es en casos de enfermedades óseas, como la artritis.

La doctora Claudia Andrea Yáñez, certificada por el Consejo Mexicano de Dermatología, A.C., explicó que entre las principales características de las aguas termales se encuentra el contenido de sales minerales, como son arsénico, boro, bromo, cobre, fósforo y nitrógeno, las cuales ayudan a mantener la hidratación de la piel y nuestro cuerpo en general, adicionándose atributos terapéuticos.

Además, las aguas termales se encuentran ionizadas y su mayor carga es de iones negativos los cuales tienen la capacidad de relajar el cuerpo.

Explicó que el baño en aguas termales aumenta la temperatura del cuerpo y esto activa nuestro sistema autoinmune que procede a matar gérmenes, como son los virus.

La elevación calórica corporal también aumenta la presión hidrostática, es decir de los fluidos del cuerpo, lo cual a su vez favorece una mayor circulación sanguínea  y por ende la oxigenación con lo que es posible acelerar la eliminación de las toxinas del cuerpo,  pues se estimulan las secreciones del tracto digestivo y del hígado, a la par de que se facilita la absorción de nutrientes.

En cuanto a los atributos de relajación, la especialista Claudia Andrea Yáñez precisó que esto se debe a que se registra un sensible aumento en la  producción de endorfinas y regulación de las funciones glandulares, esto gracias a los efectos del dióxido de carbono, azufre, calcio y magnesio.

Hay enfermedades de la piel que pueden tener una marcada mejoría por baños en aguas termales (en especial si estas contienen azufre). Las enfermedades que más se benefician son la psoriasis, la dermatitis y las enfermedades por hongos. En algunas ocasiones también ayudan en la cura de heridas y de otras lesiones de la piel.

 
Sin embargo, acotó, se debe de tener sumo cuidado en los lugares a los que se acuda a los baños termales a fin de garantizar que se trata de zonas naturales y con una limpieza adecuada.

Actualmente, agregó la experta, existen productos elaborados con aguas termales, que permiten mantener la hidratación de la piel eliminándose así los pliegues, arrugas y manchas, las cuales además mitifican las pieles grasas y ofrecen protección contra los rayos UV.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: