AH1N1, la pandemia que paralizó a México

Está por cumplirse un año de la aparición del virus AH1N1, que provocó cierre de escuelas, comercios e iglesias en el país.

19/04/2010 5:31
AA

El fallecimiento de Adela María Gutiérrez Cruz, de 39 años, quien trabajaba como encuestadora del Servicio de Administración Tributaria (SAT), prendió la alerta mundial sobre la presencia de un nuevo virus que, en ese momento, se consideraba “primo hermano de la influenza aviar (SARS)”, porque evolucionaba muy rápido, resultaba altamente contagioso y mataba a gente joven.

Gutiérrez Cruz, de acuerdo al Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, presentó síntomas el 4 de abril y hacia el día 12 de ese mes ingresó al Hospital Aurelio Valdivieso, ubicado en Oaxaca, con un cuadro de neumonía grave. Finalmente falleció el 13 de abril en aquella región.

Se trata de un caso importante dentro del aniversario de aparición del virus A/H1N1 porque alertó al mundo sobre la primera pandemia del siglo XXI que causó “pánico y terror” al grado de que México y sus connacionales sufrieron todo tipo de discriminaciones, que fueron desde el cierre unilateral de fronteras de ciertos países, aislamientos forzados, y que la venta nacional y la exportación de la carne de cerdo cayeran en 90 por ciento.

Sin embargo, como reconoció en entrevista el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, el caso de Oaxaca en absoluto se trata del primer contagio ni de la primera víctima mortal a causa del Virus de la Influenza Humana A/H1N1, de origen porcino.

Y lo mismo sucede con el niño Edgar Hernández, que sobrevivió al mal. Tampoco se trata del caso cero de contagio, aun cuando, el infante sufrió como otros habitantes de la localidad La Gloria, municipio de Perote, Veracruz, un brote anormal infecciones respiratorias agudas durante marzo y abril.

“Ya después en retrospectiva se recuperaron las muestras y la información de algunos casos anteriores, incluso ahora podemos decir con seguridad que el primer caso demostrados con A/H1N1 fue del 10 de marzo, de un paciente que fue atendido en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, y por ello el caso de Edgar no fue de ninguna manera el caso cero”, aclaró Córdova Villalobos.

Con respecto a la primera víctima mortal, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico reporta a una mujer soltera, de 24 años, que falleció el 10 de abril de 2009, en el Distrito Federal. Hasta el momento ninguna autoridad ha podido definir los antecedentes de dicha persona pese a los constantes requerimientos de información.

Hacia el 17 abril de 2009, los Centro de Control y de la Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), de Estados Unidos dieron a conocer de “manera informal a las autoridades sanitarias” de México, que el 28 y 30 de marzo se registraron en el condado de San Diego y el Imperial dos casos de niños, de 9 y 8 años, con influenza y que los estudios de laboratorio sugerían que se trataba de un nuevo virus, de una nueva cepa, de la Influenza tipo A, subtipo H1N1. “Esto representaba un hallazgo inesperado”.

El 21 abril, México manda al laboratorio nacional de Canadá 51 muestras, incluidas las de los casos de Perote y de Oaxaca, y de pacientes del INER, para corroborar si alguna era idéntica a la nueva cepa.

El 23 abril, el laboratorio de Canadá informó vía telefónica que entre las 51 muestras enviadas por México, 17 resultaban positivas e idénticas a los casos aislados de esta cepa “con potencial pandémico”, por lo que al secretario de Salud se trasladó a la Residencia Oficial de los Pinos a informar al presidente Felipe Calderón sobre dicho hallazgo y en ese momento se convocó al gabinete legal y ampliado.

Al filo de las 11 de la noche, del 23 de abril, Córdova Villalobos anunció la suspensión de clases en el Distrito Federal y el Estado de México, en todos sus niveles.

De inmediato comenzaron las cancelaciones de vuelo, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México dejó de percibir del 24 de abril al 11 de mayo, alrededor de 200 millones de pesos por concepto de Tarifa de Uso de Aeropuerto, debido a la cancelación de 3 mil 59 vuelos.

Para entonces, el ramo hotelero perdió un 70% de ocupación en 2009, y en el sector turismo y comercio se perdieron 43 mil 701 empleos formales entre abril y mayo. Las perdidas por turismo y comercio se estimaron entre 8 mil millones de pesos y 13 mil 600 millones de pesos.

El 24 abril, en los Pinos, la Secretaría de Salud informó que se trataba de un “virus de origen eruoasiático” que ya había causado la muerte confirmada de 20 personas, que resultaba “altamente contagioso, mortal y con propiedades pandémicas”. Sin embargo se contaba con antivirales que curaban.

El 26 abril, en un mensaje a la nación el presidente Felipe Calderón informó que hasta ese momento se tenía registrados mil 384 casos de personas que registraban neumonía y 81 muertos. A partir de entonces, la SSA comenzó toda una danza de cifras, ya que ese mismo día la SSA elevó a 103 los decesos y a mil 614 los contagios.

El 27 abril, OMS eleva a fase 4 la contingencia. Para entonces ya había 149 decesos, pero “sólo en 20 casos se tiene la evidencia etiológica”. Ese mismo día la SSA ordenó a nivel nacional la suspensión de clases y de guarderías hasta el 6 de mayo.

El 29 abril, Córdova ordenó la suspensión de actividades en la administración pública federal, así como de los trabajos y de los servicios no esenciales de los sectores productivos del 1 al 5 de mayo, a fin de “evitar en lo posible una pandemia” de influenza porcina.

Se cancelan 600 actos culturales, deportivos y espectáculos públicos, asimismo se cerraron y se restringió el servicio de restaurantes sólo para llevar. Hasta las iglesias dejaron de tener misa dominical y los pocos que salían lo hacían con cubrebocas.

La Organización Mundial de la Salud informó que el brote epidémico de la influenza porcina afecta ya a varios países del mundo, con alrededor de 79 casos confirmados.

El 29 abril, la OMS declara la emergencia en fase 5. “El virus se trasmite de persona a persona en al menos dos países de una región de la OMS. La pandemia es eminente”. Hacia el 13 de mayo, la OMS tenía notificado oficialmente 5 mil728 casos de infección en 33 países.

El 8 de mayo la Organización Panamericana de la Salud defendió a México que ya lo acusaban de haber exagerado con un virus no tan letal, con el argumento de que si no se hubiesen tomado las medidas de distanciamiento social habrían muerto 8 mil 605 personas; 30 mil hospitalizaciones y alrededor de 4.5 millones de consultas ambulatorias.

El 11 de junio, la OMS Organización Mundial de la Salud decretó la fase seis, la alerta máxima y advirtió que “circulará por todo el mundo durante un año o dos”, aunque de manera “moderada”. Esta fue acusada de utilizar a México para beneficiar a la industria farmacéutica.

México ha tenido por lo menos tres picos de contagio importantes: el primero tuvo lugar en el centro del país, entre abril y mayo; el segundo en junio, julio y agosto en el sureste, y el tercero que empezó desde el 15 de septiembre, teniendo su pico más alto en octubre (42.8 por ciento del total de los casos registrado).

Hasta el 14 de abril del 2010, la SSA reporta 72 mil 462 casos confirmados y mil 185 defunciones. Ya se está por cumplir con la meta de aplicar 28 millones de vacunas A/H1N1.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: