“Ahora disfruto la vida, no la padezco como antes”

Giuliana Caleca de 21 años, cuenta en entrevista con SUMEDICO como vivió y superó las diferentes fases de su trastorno de personalidad.

08/06/2011 7:41
AA

Estaba internada en un hospital psiquiátrico, la asignaron al pabellón donde se atiende a personas que padecen esquizofrenia, al verse ahí, Giulana se dio cuenta de que había tocado fondo.

Diagnosticada con trastorno de personalidad, Giuliana Caleca (*), una joven argentina de 21 años, cuenta su historia en F.I.L.O.S. Fea, inútil, loca, obesa y suicida (**).

“Siempre me odie, es increíble como la mente nos domina y nos hace creer o ver una cosa que no es la verdadera”, dijo Giuliana en entrevista para SUMEDICO.

La bulimia, la anorexia, la depresión, ocho intentos de suicidio y dos estadías en hospitales psiquiátricos fueron las cosas que Giuliana tuvo que pasar para entender que mientras ella no quisiera no saldría adelante, el cambio dependía de ella.

El síndrome de trastorno de personalidad desde muy pequeña la deprimió, aunado a esto, la discriminación que sufría por parte de sus compañeros de escuela la llevó a aislarse y odiar su propia existencia la cual intento terminar ocho veces.

Psicólogos, psiquiatras e incluso brujos intentaron ayudarla, sin embargo ninguno lograba hacerlo, uno de sus psiquiatras, Eduardo, la terminó de hundir.

“Esos cuatro días en el pabellón de los locos “especiales” me había hecho un clic total; mejor me ponía las pilas y me dejaba de lastimar porque no quería volver a sentir en carne propia que me trataran como a una esquizofrénica. Una cosa es que yo me insulte rotulándome de loca y psicópata, y otra muy distinta  (y no se imaginan cuánto) es que te encierren porque lograste hacérselo creer a lo demás. Fue tan fuerte el shock de lo que viví que Eduardo sólo era un mal recuerdo”, así describe Giuliana en su libro el momento en que tocó fondo.

“Ahora disfruto la vida no la padezco como antes” comentó en entrevista telefónica desde su natal Buenos Aires.

“Estoy menos preocupada. Cuando como lo disfruto, no estoy pensando en las calorías, intento disfrutar el momento. Escribo, me encanta escribir, me encanta ayudar a la gente, me encanta vivir el momento. He encontrado que la vida tiene cosas que te van a seguir molestando pero hay que tratar de convivir con eso”.

Caleca ahora trata de no hacer caso de los comentarios de terceros y toma las cosas de quien vienen y en qué contexto lo dicen, tratando de no darle importancia a todo. Ella aún se describe como tímida pero intenta crecer y tener más confianza en sí misma. Lo más importante es que ella ya no se odia.

“Yo creo que tomé más confianza ya no me odio, soy una persona fuerte, muy luchadora, con ganas de salir y no me dejo vencer, se que hay que luchar cueste lo que cueste”.

La baja autoestima, el intento de suicidio

“Uno cuando está en ese estado de depresión absoluta inmensa, ese odio uno pierde la visión no ve que  así como nos morimos nosotros, están muriendo otras personas. Al mismo tiempo cuando yo me cortaba o tomaba pastillas también lastimaba a mi familia y ese corte se lo hacía a mi papá y mi mamá, ellos se sentían impotentes cómo actuar, qué decir, qué sentir, qué hacer, cómo ayudarme para que me recupere no te entienden ni tú los entiendes” así cuenta Giuliana Caleca su sentir mientras estaba sumida en una fuerte depresión.

La única forma en que Giuliana aliviaba el dolor (o creía que lo hacía) era a través de la comida, la cual dice devoraba para llenar el vacío al no poder expresar lo que sentía “la única forma de aliviar el dolor que tenía era la comida. Engordaba y seguía engordando tenía 12 años y pesaba 70 kilos incluso llegue a pesar 96, entonces era un círculo, me veía gorda y comía con lo que engordaba más y me odiaba más”.

La baja autoestima motivó a Giuliana a intentar suicidarse a los ocho años porque se sentía fea, inútil, loca, obesa y suicida, esos eran sus F.I.L.O.S., así se autodenominaba. Después esos filos serían de una navaja para rasurarse, a la que ella llamaba “mi gillete” y que usaba para cortarse.

“Empecé a cortarme por odiarme porque no soportaba mi cuerpo quería como tapar las imperfecciones con los cortes, maltratarme; sentía que lo merecía, lo merecía por ser gorda, por ser fea, por inútil”.

Giuly, como la llaman, tenía gente que la ayudaba pero también gente que la hundía lo cual no le permitía levantarse o la hacía caer nuevamente. Sus compañeros de escuela la molestaban y ella se retraía más. Encontró una forma de relacionarse con la gente con la protección que le brindaba la pantalla de su computadora donde también descubrió lo que tiempo después sería su objetivo en la vida, ayudar a otros.

La paciencia, arma de los padres

La joven les recomienda a los padres de hijos con algún trastorno emocional que tengan paciencia y que no los juzguen ni que piensen que lo hacen a propósito pues todas las acciones de sus hijos son consecuencia de la angustia que viven y lo que más necesitan es apoyo y no que no los dejen solos.

“A veces uno necesita de alguien fuerte de quien apoyarse, uno necesita esa contención, ese hombro y si los padres o alguien cercano se quiebran es más difícil todavía levantarse. (…) uno no trata de lastimar a otra persona sino lastimarse a uno mismo, uno se odia y es imposible controlar ese odio”.

Después de lo vivido Giuliana dice no temer volver a caer porque sabe que es fuerte, sin embargo teme por su hermano de cuatro años, cuyo nacimiento según comentó no disfrutó tanto como hubiera querido por estar pensando en otra cosa.

“Ahora me da miedo con mi hermano, trato de cuidarlo, protegerlo, para que no le pase lo mismo, por él pero por mí no. Es muy chiquito”.

Finalmente en la entrevista, Giuly compartió su visión del amor “algo lindo, amar y aceptar que soy amada por lo que era no por lo que pesaba, deje de obsesionarme y ahora vivo intensamente y es algo maravilloso estoy comprometida no lo padezco no lo sufro, lo disfruto”.

Además de ayudar a otras personas que tienen problemas emocionales, Giuliana esta pensando en escribir una novela y la segunda parte de F.I.L.O.S. en la que contará sus experiencias después de que salió el libro.

(*) Giulana Caleca nos compartió su facebook y sitio web para aquellos jóvenes que quieran contactarla:
Facebook: http://www.facebook.com/filosdegiulianacalecaoficial
Sitio web: http://www.filosweb.com/
(**) Caleca, Giuliana. F.I.L.O.S.
OCEANO, 2009. México.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: