Niños sufren aislamiento, depresión y estrés, alertan

Los cambios en las dinámicas familiares están afectando la salud psicológica y emocional de los niños

29/04/2019 9:24
AA

Los cambios en el estilo de las dinámicas familiares han llevado a los niños a aislarse, tener problemas de interacción social, a tener estrés, estar tristes e incluso caer en depresión, alertan especialistas.

En México hay 39.2 millones de niños y adolescentes de cero a 17 años, que representan 32.8% de la población general, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de estadística y Geografía (Inegi).

Carime Hagg Hagg, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destaca que actualmente los niños son más independientes y aprenden a tomar decisiones más rápido que sus padres cuando eran pequeños.

Sin embargo, alerta que “se les dificulta la interacción personal, lo que implica problemas para cumplir reglas, y a veces no comprenden que los adultos deben ser una autoridad a respetar”.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los mejores ejercicios para niños?

Los cambios en la dinámica familiar ponen en riesgo la salud de los niños

La especialista de la UNAM menciona que como ambos padres deben trabajar para solventar las necesidades del hogar, la vida de los niños se da en la escuela, que es en donde comen, interactúan  y aprenden otras habilidades. Destaca que la situación se acentúa porque están aislados y deben resolver por sí mismos problemas o escenarios cotidianos

Menciona que un punto clave de estos problemas es la hora de comer, ya que al no tomar alimentos juntos se rompe en la casa la rutina de compartir momentos juntos.

Estas situaciones llevan a los menores a tener sentimientos de  estrés y tristeza, los cuales si no son detectados y tratados a tiempo pueden llevar a situaciones más graves como la depresión infantil y juvenil.

Aunque en muchas ocasiones a los menores les cuesta trabajo expresar cómo se siente, hay algunas conductas que permiten identificar estrés y depresión como:  irritabilidad, falta de interés, aburrimiento, llanto, falta de apetito, problemas de concentración, trastornos del sueño y manifestaciones físicas como dolor de cabeza, estómago, cansancio o poca actividad física.

Especialistas señalan que una de las formas en la que los padres de familia pueden ayudar a sus hijos a reducir sus niveles de estrés y a controlar sus emociones, es dando con el ejemplo, ya que si ven que ellos manejan de forma inteligente sus emociones, aplicarán los mismos patrones en su vida.

Te recomendamos: ¿Cómo afecta una mochila pesada a los niños?


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: