Soledad, la condición que provoca muertes

Quienes están solos padecen más estrés, enfermedades y mayor riesgo de muerte prematura

19/01/2017 10:51
AA

Enfermedades, accidentes y violencia, son algunas de las principales causas de muerte, pero hay otra que no se menciona por ser invisible: el aislamiento social.

Querer estar solo es bueno porque nos ayuda a conocernos a fondo, reflexionar y crecer. El problema es cuando nos alejamos por completo del mundo, pues se presentan daños a nivel físico, mental y emocional.

En los años 80, tan sólo en Estados Unidos, los adultos que decían estar solos se duplicó de un 20 a 40%. Ahora, cerca de un tercio de la población mayor de 65 años vive en soledad, lo mismo que la mitad de quienes tienen más de 85 años.

El aislamiento social es más común en personas con problemas de salud, sobre todo en aquellos con trastornos como ansiedad y depresión. Asimismo es menos probable que quienes no tienen estudios universitarios cuenten con alguien para hablar de asuntos personales importantes.

Daños en la salud del aislamiento social

Diversas investigaciones señalan que el aislamiento social es malo para la salud debido a que se presenta lo siguiente:

  • Patrones de sueño discontinuos
  • Alteraciones del sistema inmunitario
  • Inflamación
  • Mayor estrés
  • Mayor riesgo de sufrir cardiopatías
  • Acelerar el declive cognitivo en los adultos mayores

De acuerdo a un análisis realizado a 70 estudios y 3,4 millones de personas, las personas que viven aisladas también tienen un 30% mayor riesgo de morir en los siguientes siente años.

Estos efectos comienzan desde edades tempranas, por ejemplo, en el caso de los niños, su salud es significativamente pero 20 años más tarde.

Soledad no es falta de habilidades sociales

Hablar de soledad es complicado porque impera el estigma de que estar solos significa que hemos fallado en terrenos fundamentales de la vida como la pertenencia, el amor y el apego.Hacerlo va en contra del instinto básico de mantener la reputación, lo que provoca que pedir ayuda sea difícil.

Sin embargo, investigaciones recientes han señalado que la soledad no es necesariamente falta de habilidades sociales o de apoyo social, sino que puede ser causa por una sensibilidad particular respecto de las señales sociales.

Las personas solitarias, perciben las señales sociales ambiguas como algo negativo, lo que les provoca entrar en un estado mental de autoconservación que agrava el problema.

Esto llega a ocasionar que la soledad sea contagiosa. Cuando una persona se aleja del grupo, los demás suelen hacer lo mismo.

¿Cómo tratar la soledad?

John Cacioppo, profesor de psicología en la Universidad de Chicago, indica que una forma de tratar la soledad es abordar la cognición de la inadaptación social, es decir, ayudar a las personas a revisar cómo interactúan con los otros y cómo perciben las señales sociales.

Este procedimiento, está siendo utilizado por Cacioppo para ayudar a los soldados a sentirse menos aislados cuando están fuera de casa por cumplir sus misiones.

Otra forma de tratar y sobre todo prevenir, los vecindarios, comunidades y sobre todo las familias, deben cuidar de los adultos mayores y tomar medidas para reducir su aislamiento social, pues este sector de la población es quien más lo padece.

En caso de los familiares que vivan lejos, pueden pedir a un vecino que vaya a visitar a su pariente con frecuencia. Tampoco deben descuidar la comunicación.

Programas de ayuda

Paul Tang, de la Fundación Médica de Palo Alto, se ha sumado a estas medidas y ha diseñado un programa llamado linkAges, un servicio intergeneracional de intercambio de servicios para que todos ayuden en lo que puedan.

Los usuarios pueden publicar en línea qué buscan, por ejemplo, lecciones de guitarra, un compañero para jugar Scrabble o que alguien los acompañe a visitar al doctor. Otros ofrecen su tiempo para ayudar a las personas que lo requieran.

“No necesitas un compañero de juegos a diario. Pero saber que eres un miembro de la sociedad valorado y cooperativo te reafirma increíblemente”, dice Tang.

Debido al éxito del programa que tiene cientos de miembros en California, ya hay planes de expandirlo a otras zonas del país.

“Quienes pertenecemos a la comunidad médica debemos preguntarnos: ¿Estamos controlando la presión arterial o mejorando la salud y el bienestar? Creo que para hacer lo primero tienes que hacer lo último”, concluye Tang.

(Con información de  The New York Times)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: