Alimentos prohibidos cuando tienes cirrosis hepática

Los embutidos, carnes rojas y mariscos, deben evitarse por completo

04/05/2017 1:29
AA

La cirrosis hepática ocurre por un daño crónico causado por una enfermedad prolongada del hígado debido a una infección por hepatitis B o C, o por alcoholismo, principalmente.

Cuando se padece cirrosis, la persona suele sentir fatiga, falta de apetito, pérdida de peso, náuseas, dolor abdominal y pequeñas “arañas” en la piel, que realmente son vasos sanguíneos pequeños. Conforme la enfermedad avanza, se produce retención de líquidos en las piernas, piel amarilla, enrojecimiento en la palma de las manos, impotencia sexual, encogimientos de testículos e hinchazón de mamas.

Una vez que se ha detectado la enfermedad, es importante dar tratamiento oportuno y hacer cambios en el estilo de vida, sobre todo en la alimentación.

Ramón Iván de Dios Pérez, médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, indica que los embutidos, carnes rojas y mariscos, deben evitarse por completo en casos de cirrosis o insuficiencia hepática, ya que tienen un alto contenido nitrogenado.

Detalló que el problema es que estos alimentos no son metabolizados por el hígado, lo que ocasiona desorientación, cambios de personalidad, pérdida de movimientos de la mano y en casos graves estado de coma.

Encefalopatía hepática

El especialista indicó que este cuadro se conoce como encefalopatía hepática, que surge por la acumulación de amoniaco en el organismo, el cual afecta directamente al sistema nervioso.

Si este cuadro clínico no se trata a tiempo, aclaró, un estado de somnolencia puede avanzar a uno de sopor en el que el paciente ya no despierte e incluso, a un estado de coma.

Puntualizó que la encefalopatía hepática es completamente prevenible si se lleva una alimentación de acuerdo con las indicaciones médicas.

“(La encefalopatía) ocurre a pacientes con insuficiencia hepática, la cual puede ser ocasionada tanto por alcoholismo crónico, como por infecciones por hepatitis tipo B o C, o por afecciones autoinmunes. Hay pacientes de 12 o 13 años de edad que tienen cirrosis a consecuencia de estas dos últimas causas, pero también otros de 20 años que, por alcoholismo, ya la presentan”, dijo.

¡Cuida a tu hígado!

Detalló que cuando el hígado no puede cumplir adecuadamente con sus funciones, hay un endurecimiento que propicia la acumulación de grasa en ese órgano, dificultad para metabolizar alimentos, problemas de coagulación y una predisposición a várices en piernas y esófago, así como a desarrollar enfermedad hemorroidal.

Destacó que la cirrosis hepática se puede prevenir haciendo lo siguiente:

  • No consumiendo alcohol en exceso
  • Evitar automedicarse
  • Protegerse de la hepatitis viral, en especial de los tipos B y C
  • Evitar las prácticas sexuales de riesgo.

(Con información de Notimex)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: