Amabilidad no empata con ascensos laborales

Estudio de universidades australianas arrojan que las personas menos afables suelen ganar más que quienes son amables en la oficina.

13/12/2011 3:06
AA

Poblemas de salud mental, tales como depresión y ansiedad, son parte de las enfermedades o inconvenientes que puede pasar una persona en escenarios laborales, lo que necesariamente se verá reflejado en su desempeño.

Según un reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aquellos que tienen ese tipo de problemas faltan al trabajo en diversas ocasiones, y señala también que los beneficios por discapacidad que se piden están cada vez más relacionados con problemas de salud mental. 

El reporte señala que la creciente inseguridad laboral y presión en los lugares de trabajo en la actualidad podrían llevar a un alza de los problemas de salud mental en los próximos años. Además de que la porción de trabajadores expuestos a estrés relacionado con el trabajo, o presión laboral, ha crecido en la última década. Y considerando el clima económico actual, son cada vez más las personas que están preocupadas por la seguridad de su empleo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una de las principales causas de muerte y discapacidad a nivel mundial.

Pero ahora, surge una nueva variable laboral, por ejemplo, ¿es usted de los que llevan pastel al trabajo el día de su cumpleaños?, ¿felicita la Navidad y el Año Nuevo a sus compañeros?, ¿recibe con una sonrisa al que se incorpora a la oficina tras las vacaciones? Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, malas noticias: Está usted predestinado a cobrar menos que sus pares más desagradables. Así lo asegura, al menos, un reciente estudio publicado por The Journal of Personality and Social Psychology.

El informe, elaborado por investigadores de varias universidades australianas tras analizar las circunstancias de 10 mil trabajadores, asegura que los hombres percibidos por sus compañeros como menos agradables que la media cobran un 18% anual más que sus compañeros.
 
El estudio explica que las personas menos afables tienden a ser más asertivas en las negociaciones salariales que sus compañeros simpáticos, a los que se suele ascender con menos frecuencia.
 
Iñaki Delgado, responsable del sector tecnologías de la empresa de recursos humanos Penna, considera que una “actitud agresiva” puede ser útil en el entorno laboral en algunas ocasiones.
 
“El dicho de ‘el que no llora no mama’ se cumple a nivel profesional. Hay que ser visible, dar a conocer los resultados y los logros”, asegura Delgado, quien reconoce que eso no implica necesariamente “tener que hacerlo de forma ruda”. (Con información de ABC.es)
 
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: