Amor, analgésico contra el dolor

Un estudio de la Universidad de Stanfornd concluyo que mientras una persona experimenta amor profundo tiene efectos similares a la cocaína.

14/10/2010 4:58
AA

Si algo te duele, no te preocupes más, no tienes que llenarte de fármacos para sentirte bien. Con tan solo enamorarse intensamente te sentirás de lo mejor, esto es lo que dice un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Stanford que se publica en la revista PLoS ONE.

La sustitución de analgésicos por sentimientos intensos y apasionados de amor está totalmetne comprobado, y, de acuerdo con Sean Mackey, responsable del estudio, estos sentimientos actúan de forma similar a los analgésicos o a ciertas drogas como la cocaína, el autor dice: «cuando las personas se encuentran en la fase del amor más apasionada existen alteraciones significativas en su estado de ánimo que impactan sobre su experiencia del dolor».

El investigador explica que ahora se comienza a distinguir algunos de estos sistemas de recompensa del cerebro y cómo influyen en el dolor. Son sistemas antiguos y situados profundamente en el cerebro y en los que participa la dopamina, un neurotransmisor que influye sobre estado de ánimo, recompensas y motivación.

 Los autores explican que las áreas del cerebro activadas por el amor intenso son las mismas que los fármacos utilizan para reducir el dolor. «Cuando se piensa en el ser amado existe una intensa activación en el área de recompensa del cerebro, la misma área que se activa cuando se toma cocaína y cuando se gana mucho dinero», añade Arthur Aron, coautor del estudio.

Los voluntarios para llevar a cabo el estudio  fueron evaluados según sus niveles de alivio del dolor mientras eran entretenidos con una tarea de asociación de palabras como pensar en deportes en los que no se utilizaran balones. Existen evidencias de que la distracción alivia el dolor y los investigadores querían asegurar que el amor no sólo funcionaba como una distracción del dolor.

Los resultados mostraron que tanto amor como distracción reducían de forma igual el dolor y en mayor medida que cuando se concentraban en la foto del conocido atractivo pero los dos métodos de reducción del dolor utilizaban mecanismos cerebrales diferentes.

«La analgesia inducida por el amor está mucho más asociada con los centros de recompensa del cerebro y parece implicar aspectos más primitivos del cerebro, activando estructuras profundas que podrían bloquear el dolor a un nivel espinal, de forma similar a como funcionan los analgésicos opioides», explica el investigador.

Los autores señalan que estos resultados indican que no hace falta apoyarse en los fármacos para aliviar el dolor. «Las personas sienten recompensas intensas sin los efectos secundarios de los fármacos», concluyen Aron. (Con información de Europa Press)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: